La dirección del distrito Cerro-Amate ha solicitado al 072, Respuesta Urbana, la poda puntual de varias señales viarias de de tráfico que se encontraban escondidas por las ramas de los árboles y de arbustos, lo que impedía la completa visualización por parte de los viandantes y vecinos de los barrios del distrito. Con esta actuación, la junta municipal que preside el delegado José Miguel Luque, incide además en la mejora de la seguridad vial, ya que estas indicaciones se hacen más visibles para los conductores, que podrán seguirlas a partir de ahora sin problema alguno.

En concreto, los trabajos de poda se han realizado en la calle Ocho de Marzo, donde la vegetación tapaba tanto una señal indicadora de dirección del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla como un semáforo. Igualmente, en la calle Cadelón, se ha despejado una señal de prohibido el paso.

Los técnicos del O72 también han actuado en la Glorieta Forja XXI con el objetivo de despejar una señal de precaución de paso de peatón elevado, así como en la calle Ingeniero de la Cierva, donde había una señal de prohibido aparcar excepto para minusválidos.

Además, en la calle Juan Talavera Heredia se ha podado la vegetación que ocultaba una señal de calle con resaltes, y en la calle Los Gavilanes otra que indicaba un paso para peatones. Por último, en la calle Tordo, se ha despejado una indicación de ceda el paso y otra de paso para los viandantes.

Otras actuaciones

A estos trabajos se suman las actuaciones que el Ayuntamiento de Sevilla está realizando en otras barriadas, como es el caso de Virgen de los Reyes, en donde se realizarán trabajos de poda, una actuación «que lleva muchos años sin producirse», tal y como declaró el delegado, José Miguel Luque, de ahí la necesaria intervención municipal.