El Pleno de la Junta Municipal del Distrito Cerro-Amate aprobó esta semana una moción presentada por el Grupo Socialista para instar a la Delegación de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación a que equipe la Unidad de Trabajo social de la calle Tarragona con los recursos necesarios para que vuelva a prestar servicios a mujeres del distrito que acudan al centro municipal en primera atención ya que esta prestación lleva paralizada meses debido a que el despacho «carece de escáner y de sistema informático habilitado por el Instituto Andaluz de la Mujer».

«El gobierno de Zoido no puede limitar su actuación a responsabilizar a la Junta de Andalucía de todos los problemas que haya. Debe asumir un papel en la prestación de los servicios sociales municipales y en competencias que son compartidas como recoge la propia Ley de Bases del Régimen Local. Siguen intentando vaciar de contenido los servicios sociales municipales preparando el terreno para la nueva reforma de la administración local», explicó el concejal socialista Juan Manuel Flores.

Según se recoge en una respuesta escrita remitida al Grupo Socialista el pasado verano, las citas en el Punto de Información a la Mujer de la UTS de Cerro-Amate se limitan a trámites de seguimiento ya que desde hace meses no se abre un nuevo expediente. Para realizar esta gestión las vecinas de Cerro-Amate se tienen que desplazar al distrito Este, a la Plaza de Los Luceros, donde habían acudido ya sólo hasta el pasado mes de julio 61 mujeres del distrito Cerro-Amate. Esta situación responde a la ausencia del equipo informático necesario, «un problema que puede y debe resolver el Ayuntamiento de Sevilla».

«Al ser atendidas sólo por seguimientos, las mujeres de la zona se encuentran con un trato poco cercano y deficitario, además de los retrasos en recibir la atención que provocan un incremento de la desconfianza en la posibilidad de resolver los problemas a través de este servicio», explicó el concejal socialista, quien destaca en la moción aprobada por el Pleno de la Junta Municipal del distrito Cerro-Amate que estos problemas en la UTS municipal, que atiende a una población de 41.600 personas, están provocando una «saturación» en las asociaciones de mujeres y en la Federación de Mujeres de Cerro-Amate que se encuentran «desbordadas sin poder dar cobertura a todas las demandantes de servicios».