La Gerencia de Urbanismo de Sevilla, a través de un Consejo de Gobierno extraordinario que se ha celebrado hoy, ha aprobado el inicio de los trámites para adjudicar el contrato de obras para la construcción de los dos primeros nuevos bloques de viviendas que se construirán, en sustitución de las viejas viviendas municipales, en el barrio de Los Pajaritos.

Tras la demolición, el pasado mes de agosto, de las dos primeras manzanas de viviendas, la Gerencia de Urbanismo inicia finalmente el procedimiento para adjudicar las obras de los primeros dos edificios de Nueva Planta, que incluyen también aparcamiento subterráneo. Dicho proyecto técnico ha sido redactado por este Organismo, en respuesta a la encomienda de gestión realizada a Urbanismo por la Junta de Gobierno Local, en noviembre de 2012, para la realización de diferentes trabajos en el marco del compromiso municipal de renovación y rehabilitación integral de esta barriada.

Estos primeros edificios se construirán en las calles Estornino y Gavilán y albergarán un total de sesenta y dos viviendas protegidas, treinta y una en cada una de las manzanas. La nueva propuesta invierte el sentido de la superficie libre de parcela, que ahora ya no es el espacio residual del que se sirven las viviendas para actividades varias como tender la ropa, ventilar o, para ser ocupado por los que habitan las plantas bajas, sino que se convierte en el espacio principal de acceso, distribución, circulación y relación entre las viviendas, garantizando que el espacio común sea de todos y para todos.

El presupuesto base de licitación de las obras es de 5.251.347,20 euros (IVA incluido). El proyecto de construcción, cuyo plazo de ejecución es de veinte meses, incorpora también las obras de reurbanización de las parcelas sobre las que se asentarán los futuros edificios, a fin de dotarlas de los servicios e infraestructuras necesarios. La superficie total de la actuación comprende 2.593,5 m2.

Para el Delegado de Urbanismo, Medio Ambiente y Parques y Jardines, Maximiliano Vílchez, «con el inicio de estos trámites se da un paso determinante para el cambio del paisaje urbano de este barrio. La eliminación de las antiguas y deterioradas viviendas sociales que han presidido la imagen de este sector desde mediados del pasado siglo, y su sustitución por nuevos edificios, va a suponer una transformación radical de esta zona de Sevilla, y una  mejora sustancial de la calidad de vida de sus vecinos».