El Consejo de Gobierno de la Gerencia de Urbanismo de Sevilla, reunido este miércoles en sesión ordinaria, ha aprobado iniciar el expediente de resolución del contrato de las obras de construcción de las nuevas viviendas sociales previstas en el Área de Tres Barrios-Amate/Barriada de Nazaret, conocida popularmente como Los Pajaritos, por incumplimiento del contrato imputable al contratista. En concreto, se trata del proyecto municipal para derribar las 524 viviendas sociales municipales del barrio de Los Pajaritos y sustituir tales inmuebles por bloques de viviendas de nueva construcción.

La decisión se adopta tras haber transcurrido seis meses desde la adjudicación de este contrato a la compañía Vías y Construcciones S.A., sin que durante este tiempo se hayan iniciado los trabajos y sin que se consideren válidos los razonamientos de la empresa contratista como justificativos de este incumplimiento. A este respecto, el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, se ha referido a esta decisión como «difícil pero imprescindible» después de constatarse el reiterado incumplimiento de los plazos por parte de la empresa, que debía haber comenzado las obras a mediados de septiembre pasado.

El delegado, asimismo, ha dejado claro que desde que se adjudicaran las obras los contactos con la empresa adjudicataria han sido permanentes para evitar el retraso en una actuación que, por sus implicaciones sociales, «no es una obra cualquiera».«Pero la paciencia se ha terminado», ha comentado. Muñoz, que ha destacado la importancia de esta actuación para todo este barrio de la ciudad y especialmente para los vecinos de Los Pajaritos, ha concretado que, tras haber tenido conocimiento el contratista del inicio de expediente para la resolución del contrato, ésta ha presentado alegaciones al mismo que están siendo estudiadas por la Gerencia de Urbanismo y sobre las que tendrá que pronunciarse también el Consejo Consultivo de Andalucía.

Nueva licitación

En caso de que el dictamen de este órgano sobre el expediente de resolución sea favorable, Antonio Muñoz se ha comprometido a iniciar el nuevo procedimiento de licitación «a la mayor brevedad posible» para que el contrato se adjudique cuanto antes. El delegado, asimismo, ha anunciado que el nuevo pliego con las condiciones económicas y administrativas que rija la próxima licitación incluirá unas cláusulas sociales –inexistentes ahora– que permitan que la empresa adjudicataria tenga que contratar a personas desempleadas de ese barrio, de manera que esta actuación se convierta también en una oportunidad de «integración sociolaboral».

Igualmente, Antonio Muñoz se ha pronunciado a favor de modificar los criterios de adjudicación, de forma que se establezca una nueva regulación de las bajas que se producen en las ofertas que se presentan con respecto al presupuesto de licitación, a fin de que no se admitan bajas excesivas o temerarias que puedan no hacer viable económicamente la ejecución posterior de las obras, como todo indica que podría haber ocurrido en este caso.

Familias realojadas

El pasado mes de agosto de 2014 comenzaron los primeros trabajos de derribo de los antiguos bloques, después de que el Ayuntamiento hispalense aprobase y adjudicase la demolición de las manzanas números 8 y 9 de Los Pajaritos, que sumaban un total de 96 viviendas con portales a las calles Gavilán, Tordo y Estornino. Los derribos estaban precedidos por una operación previa para realojar a las familias que habitaban las viviendas demolidas entonces y que serán sustituidas por 62 nuevas viviendas en las calles Estornino y Gavilán.

Más de 60  familias que residían en estas viviendas sociales ya demolidas fueron realojadas de modo transitorio en el edificio construido por la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla (Emvisesa) en la avenida de Andalucía, junto a la avenida de Parque Amate; mientras nueve están reubicadas en Torreblanca, dos en el barrio de Aeropuerto Viejo y el resto en la promoción de viviendas públicas de Nuevo Amate, fruto de la demolición y reconstrucción de los antiguos bloques de viviendas de Regiones Devastadas.