El alcalde, Juan Ignacio Zoido, ha visitado el barrio del Cerro del Águila para presentar a los vecinos el proyecto de rehabilitación de la calle José María de Pereda. El regidor ha compartido con los residentes las mejoras que se van a llevar a cabo en el tramo comprendido entre la calle Párroco Antonio Gómez Villalobos y la avenida de Hytasa y que se ejecutarán en los próximos meses.

La obra se enmarca dentro del programa general de inversiones en los distritos y barrios cuyo objetivo es mejorar la pavimentación y las condiciones de accesibilidad en las vías públicas y espacios públicos de la ciudad. El proyecto cuenta con un presupuesto de 128.818,35 euros y tiene un plazo de ejecución previsto de dos meses.

Según ha explicado el alcalde, «las mejoras que se van a ejecutar en el tramo entre la calle Párroco Antonio Gómez Villalobos y la avenida de Hytasa son otra petición vecinal que se hace realidad. Concretamente han sido los comerciantes del mercado quienes más han insistido en la necesidad de rehabilitar la calle». «Como en todas la obras que se ejecutan en la ciudad, hemos escuchado antes de redactar el proyecto, hemos informado y consensuado una vez redactado y antes del inicio de las obras y a pesar de que las molestias son inevitables, trataremos de minimizarlas durante los dos meses que durará su ejecución», ha detallado Zoido.

Se trata de un tramo de calle de unos 128 metros de longitud y un ancho total medio de 16,10 metros, estructurados de la siguiente forma; calzada de hormigón asfáltico de 5,45 metros, aparcamientos de hormigón hidráulico en ambos lados en batería de 3,50 y sendos acerados de 1,78 metros de ancho, de pavimento de baldosa de cemento adoquín de granito.

«Tanto el pavimento de la calzada como el de los acerados se encuentra bastante deteriorados», afirma el edil. Actualmente dada la dimensión del ancho de la calzada, los vehículos aparcan en doble fila en unos de los laterales, impidiendo de este modo el paso de vehículos de emergencias o de grandes dimensiones. «La reurbanización prevista incluye la reducción del ancho de calzada, mantener los aparcamientos en batería y ampliar los acerados para conseguir una distribución más uniforme y en consonancia con el tramo anterior de la calle», ha explicado. Entre el aparcamiento y la calzada y en toda la longitud de la calle se dispondrá una corriente de piezas de hormigón donde quedaran instalados los imbornales para la recogida de agua, que conectarán con los pozos existentes.

Los trabajos incluyen una instalación de alumbrado público que básicamente consiste en dejar prevista la obra civil necesaria para una futura instalación subterránea y la instalación de farolas ya que actualmente el alumbrado es aéreo.