Desde hoy y hasta el domingo, los vecinos del distrito Cerro-Amate tienen una cita ineludible con la gastronomía en el barrio de Rochelambert: la Ruta de la Tapa. Así, los días 26, 27 y 28 de abril, por cuarto año consecutivo, los locales de restauración de la zona podrán presumir del arte del tapeo y competirán entre ellos por la mejor tapa de la barriada.

Se trata de un certamen organizado por la asociación de vecinos Al-Quivir, que cuenta en la presente edición con un total de 28 bares participantes, quienes durante todo el fin de semana ofrecerán las mejores recetas de su cocina pero a precios populares, ya que el programa establece combinados de una caña de cerveza y una tapa a tan sólo 2,50 euros.

Los empresarios y hosteleros de Rochelambert miran al fin de semana «con buenas expectativas comerciales», ya que «va a hacer buen tiempo y esperamos que los vecinos participen masivamente en este evento en el que casi todos los bares del barrio nos hemos volcado», señala Juan Carlos López, propietario del bar «Los Puertos».

El empresario asegura que «tenemos pensado sacar todos nuestros veladores a la calle, y prepararemos nuestras tapas tradicionales, como son croquetas caseras, menudo con garbanzos y sopa de tomate». A esto se sumará la tapa estrella, «la que llevaremos a concurso que será tortilla con sabor a gambas al ajillo».

Un veterano en este evento es Juan Dorado, propietario del establecimiento «Cervecería Pura Cepa», quien declara que «hemos participado en esta ruta todos los años» y añade que «sí que suele animar las ventas actividades como ésta, sobre todo, si lo comparamos con el resto del año que suelen estar bastante flojitas». En relación al concurso, el hostelero anuncia que este año competirá con «un montadito de pringá casera», pero que tampoco faltarán en el establecimiento sus platos más demandados, como son «las papas balbianas, el bacalao en salsa verde, las gambas al pil-pil o la carne de toro de lidia».

Una tapa calificada como «muy original» será la que llevará a concurso la «Cervecería Al-Quivir», pues bajo el nombre de «Sol de Sevilla» mezclará «carne, pescado y verduras en una especie de montadito», según explica Lucía Cubero, camarera y hermana del propietario, quien manifiesta que su local es muy conocido «sobre todo por el pescaíto frito, ya que hacemos un adobo casero que suele gustar mucho».

Un jurado profesional será el que determinará qué local se asignará el primer, segundo y tercer puesto en un concurso que, sin duda, dejará muy buen sabor de boca.