La asociación de vecinos Al-Quivir es testigo directo de la transformación social de Rochelambert en los últimos 20 años. Un periodo en el que el barrio ha mejorado su estatus desde el punto de vista urbanístico, de los servicios y de las comunicaciones, como bien atestiguan las cientos de fotografías que muestra la entidad en su local social.

En primera línea de la defensa vecinal, desde el nacimiento de la asociación en 1993, siempre ha estado Loli Morales, actual presidenta y portavoz, junto con el resto de la directiva, de las demandas de un barrio cuya localización no siempre le ha beneficiado: «Rochelambert no es mejor ni peor que los barrios del alrededor, pero sí que es diferente, y esto es un handicap a la hora de que se prioricen actuaciones en la zona», señala.

El tesón y las ganas por mejorar las cosas nunca han faltado en una asociación que se ha mostrado «siempre dispuesta a trabajar con cualquier corporación muncipal, sea del partido que sea», pues Al-Quivir mantiene que «el barrio es hoy día lo que es gracias a que la alcaldesa Soledad Becerril (PP) nos puso un policía de barrio, que quitó gran parte de la delincuencia de las calles; a que Rochelambert se incluyó en el I Plan de Barrios siendo alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE); o a que recientemente se ha inaugurado la Comisaría de Policía Local del Distrito Cerro-Amate siendo alcalde Juan Ignacio Zoido».

La directiva de la entidad vecinal señala que la comunicación con el Distrito Cerro-Amate y con la corporación municipal es «excelente», pues explica que «el alumbrado público funciona muy bien y en cuanto damos aviso de cualquier incidente a las pocas horas está arreglado. Lo mismo ocurre con Parques y Jardines, pues no tenemos ninguna queja del mantenimiento de las zonas verdes del barrio».

En materia de seguridad, la presidenta, Loli Morales, apunta que «durante las fiestas navideñas hemos tenido una pareja de la Policía Nacional por la mañana y otra por la tarde dando vueltas por el barrio», aunque este dispositivo especial, lamenta, «terminará el próximo 8 de enero».

Pero no todo es dicha en el barrio.  La asociación tiene también viejas reivindicaciones en materia urbanística que se llevarán a la próxima junta municipal del distrito. Entre ellas, destaca la reurbanización integral de las calles Puerto de Jumilla, Puerto de Cienfuegos, Puerto de Portalet, Puerto del Suspiro, trasera de Jumilla, Plaza de la Cruz, último tramo de Juan Carvallo, Puerto de Zegri, Puerto de Tossa, Puerto de Viella y Puerto del Escudo.

Con motivo de la celebración del vigésimo aniversario, Al-Quivir organizará un programa de actividades que se prolongarán durante todo este año y que acogerá «conferencias de nivel, encuentros de convivencia y estamos estudiando organizar algún espectáculo reuniendo a artistas del barrio», aunque la directiva aclara que «no hay nada cerrado todavía».