La asociación de vecinos La Negrilla ha denunciado el mal estado en el que se encuentra una treintena de naranjos de la Plaza La Carlota, ya que «la gran mayoría se ha secado debido a la falta de riego durante años», declara el presidente de la entidad, Francisco Martínez.

Se trata de una plaza reciente, ya que «antes sólo había un terreno de albero, así que se construyó esta plazoleta hará unos cinco o seis años como mucho, a petición de los residentes en el barrio, y se dotó de unos juegos infantiles para el disfrute de  los niños», recuerda Martínez.

En la plaza se sembraron más de 120 naranjos con el objetivo de dotarla de sombras y permitir su uso en verano pero, según el representante vecinal, «nunca se han regado porque la plaza carece de sistema de irrigación, por lo que unos treinta árboles se secaron. No obstante, volvieron a plantarse este año pero, como tampoco se han cuidado, han vuelto a morirse», señala el presidente.

El representante vecinal recalca que «la plaza nunca ha tenido agua». De hecho, declara que «los juegos infantiles cuentan con una zona de césped artificial. Como nunca se ha regado, el plástico se cargaba de electricidad estática y solía dar calambre a los niños, por lo que algunos no querían usar los aparatos». Además, manifiesta que «en la plaza hay una fuente de agua potable que tampoco ha funcionado nunca, por lo que sólo sirve como adorno».

Por ello, la asociación La Negrilla llevará a la próxima junta municipal del Distrito Cerro-Amate una petición para que «Parques y Jardines se encargue del mantenimiento de los árboles con el objetivo de evitar que se sequen los que todavían quedan vivos, ya que la plaza es un punto de encuentro vecinal y son muchos los padres y madres que llevan hasta allí a sus hijos», señala el presidente.

Por su parte, el Ayuntamiento de Sevilla explica que «el problema de la plaza radica en que la planificación del arbolado la realizó el anterior Gobierno municipal, quien colocó los naranjos sin realizar las gestiones oportunas previas para el imprescindible sistema de riego». A este respecto, aclara que «la implantación del sistema de irrigación o la construcción de un pozo, que también sería una alternativa viable, conlleva en ambos casos un alto costo». No obstante «se estudiará cualquier propuesta o alternativa para dar una solución a los árboles y evitar su deterioro».