La asociación de vecinos y mayores Constelaciones, del barrio de Madre de Dios, ha comenzado hoy con el reparto de alimentos donados por por Cruz Roja y procedentes del Fondo Español de Garantía Agraria, FEGA. Se trata de un total de 5.423 kilos de productos no perecederos que se repartirán entre «unos 600 vecinos aproximadamente, personas con escasos recursos a los que ayudaremos a superar esta difícil situación, pese a que este año hemos recibido casi 2.000 kilos menos de alimentos que en otras ocasiones», declara el presidente de la entidad, Rafael Amarillo.

El reparto está previsto para los próximos tres días laborales, durante los cuales se atenderán a unas 200 familias necesitadas de la barriada, cuyos casos han sido seleccionados por la directiva de la asociación tras seguir las directrices de Cruz Roja. «Hemos revisado toda la documentación que nos han aportado los vecinos, entre la que se incluye el padrón colectivo, un certificado de la oficina de empleo y otro de la seguridad social en el que se especifique si perciben o no alguna prestación, y documentación relativa a préstamos hipotecarios. En función de eso hemos valorado los ingresos que percibe cada unidad familiar, primando los casos más graves», explica Amarillo.

La donación incluye alimentos como aceite de oliva, legumbres, pasta, cereales, galletas, leche y conservas, y se incluyen una serie de productos para bebés como leche de continuación y potitos. Para evitar las colas innecesarias, la entidad ha dispuesto un calendario para atender a los beneficiarios, que se han dividido en tres grupos, uno por cada día: «hoy atenderemos a unas 70 familias y el resto las hemos citado en los días posteriores», manifiesta Amarillo.

Este reparto corresponde a la última campaña del año pasado, ya que normalmente se distribuyen alimentos donados por Cruz Roja tres veces al año, aproximadamente cada cuatro meses. La entrega ha sido posible gracias a la recaudación recibida tras el pasacalles solidario que la asociación vecinal organizó el pasado 24 de febrero, cuantía que se ha destinado íntegra a sufragar el vehículo que se ha encargado del transporte de los alimentos, que permanecen almacenados en la sede del local social de la entidad vecinal, situado en la Plaza Constelaciones.