Los alumnos del colegio público de Infantil y Primaria Juan de la Cueva, en el barrio de La Rosaleda del distrito Cerro-Amate, ya pueden poner rostro al escritor sevillano que da nombre al centro escolar, gracias al nuevo retrato que se ha inaugurado hoy en la entrada del edificio.

Se trata de una original obra realizada con la técnica del hilorama, que se caracteriza por la utilización de hilo tensado y enrollado alrededor de una serie de clavos. El autor del cuadro es Israel Narváez, padre de un alumno del colegio, quien ha utilizado para este retrato un total de 900 metros de hilo de color negro continuo y 8.650 puntillas, en un cuadro cuyas dimensiones alcanzan los 1,37 x 1,75 metros.

La directora del colegio, Adoración Lafuente, explica que «la dirección había manifestado su deseo que el centro escolar tuviese algún elemento alusivo a la figura que le da el nombre. Israel estaba por aquél entonces colaborando con el colegio encargándose de las pinturas murales del patio, unos trabajos que por el tema de la lluvia habían quedado interrumpidos. Fue entonces cuando nos propuso la idea de hacer un cuadro con el rostro de Juan de la Cueva, un proyecto que apoyamos desde el primer momento».

Por su parte, el autor señala que «la idea me surgió a raíz de una consulta que me hizo mi hijo, preguntándome que quién era Juan de la Cueva. Me di cuenta entonces de que, pese a ser un poeta y dramaturgo sevillano, no era muy conocido, por lo que pensé que sería interesante crear un cuadro con su rostro para que los alumnos tuvieran claro quién y cómo era esta figura de las letras del Siglo de Oro».

Israel declara que tuvo claro desde el primero momento que quería hacer «algo creativo y original». Así, recuerda que «había estado viendo los retratos a base de hiloramas que hace la artista japonesa Kumi Yamashita, así que me dije: ¡Esto lo tengo que hacer yo también! Y me puse manos a la obra». De esta forma, un 4 de febrero comenzó un proyecto que 36 días completos después terminaría, tras dedicarle un total de «288 horas de trabajo, con una media de ocho horas de dedicación al día, ya que actualmente me encuentro desempleado», señala.

El autor del retrato es aparejador e ingeniero de edificación pero manifiesta que siente «pasión» por «todo tipo de manualidades». Lo primero que hizo para desarrollar su obra fue «buscar un tablero de madera, que es reciclado, y lo pinté de color blanco. A continuación hice una fotocopia a escala del rostro del literato sevillano y sobre ella coloqué las puntillas. El siguiente paso es ir retirando con unas pinzas el papel, y volver a pintar la base que se había astillado por la acción de los clavos. Una vez realizado todo esto, me dispuse a colocar y tensar el hilo, cuya mayor complicación está en no equivocarte, ya que al ser continuo, un error te obliga a empezar de cero».

La inauguración del retrato es el colofón a una semana en la que los alumnos de todas las etapas, desde Infantil hasta sexto de Primaria, han estado trabajando en las aulas con la figura de Juan de la Cueva, que adorna todo el colegio. La inauguración del retrato ha estado precedida de una caracterización teatral de la vida y obra del personaje, protagonizada por dos monitoras colaboradoras del colegio. Además, se ha proyectado un vídeo que resume el proceso de elaboración del retrato.