Los vecinos de la barriada Santa Aurelia por fin verán una vieja reivindicación cumplida. Así, a comienzos de esta semana han arrancado las obras del aparcamiento en la calle Mandarina, un proyecto que será una realidad en menos de un mes y que dotará a los vecinos del entorno de 50 plazas más de estacionamiento.

Sevilla Ciudad ya adelantó los pormenores de este nuevo parking que vendrá a «descongestionar los problemas de falta de aparcamiento que tiene el barrio, frenando la doble fila», según ha señalado el presidente de la asociación de vecinos y comerciantes Santa Aurelia, Francisco Granadilla, quien ha añadido que «las obras se están realizando sin ocasionar molestia alguna, ni para los vecinos ni para el tráfico rodado, ni siquiera en hora punta».

No obstante, el representante vecinal ha señalado que «pese a que son muy bien recibidas, somos conscientes que estas 50 únicas plazas no solucionarán del todo el problema» por lo que la entidad lanza la idea de que «se podrían mantener conversaciones con la intercomunidad de propietarios Santa Aurelia e iniciar una especie de referendum entre los vecinos para ver si están de acuerdo con que se sigan aumentando las plazas de estacionamiento en un terreno anexo a la calle Mandarina que se usa como zona verde, construyendo un aparcamiento subterráneo en este solar».

Granadilla ha manifestado que «ahora que una de nuestras demandas en materia de tráfico va a ser resuelta, esperamos que, en breve, se tengan en cuenta también las de ordenación viaria, como el establecimiento del sentido único en la calle Satsuma para entrar al barrio y que se use como salida la calle Cañadul».

Además, la asociación ha pedido que se instalen señales de limitación de velocidad en la calle Amor a la altura del número 21, justo detrás del Instituto de Educación Secundaria Santa Aurelia, así como un paso de peatones, además de que «se aumenten los puntos de luz o se poden los árboles que evitan la visibilidad de las farolas en cuanto anochece», señala el presidente.