El presidente de la asociación de vecinos de Tres Barrios — Candelaria, Pajaritos y Madre de Dios–, Salvador Muñiz, ha asegurado este viernes que han comenzado ya los primeros trabajos de derribo de las 96 viviendas que componen las manzanas números 8 y 9 de la barriada de Los Pajaritos, en el marco de operación promovida por el Ayuntamiento hispalense para demoler los 524 inmuebles de titularidad municipal de esta zona de Sevilla, para su sustitución por viviendas de nueva construcción.

«Ya han comenzado los derribos y han empezado a tirar los bloques», ha manifestado en unas declaraciones este portavoz vecinal. Salvador Muñoz recuerda que en Sevilla, «los plazos no se suelen cumplir», pero defiende que «el alcalde, Juan Ignacio Zoido, prometió que en agosto se procedería el derribo de las viviendas y ya se están acometiendo».

«Yo hoy tengo que decir que el alcalde ha cumplido con su palabra y tengo que darle las gracias», dice Muñiz, quien ya había acompañado al alcalde en la entrega de llaves de la que fueron objeto las familias de las 96 viviendas sociales que ahora se derriban, para que habiten provisionalmente el edificio el «edificio puente» construido por la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla (Emvisesa) en la avenida de Andalucía, junto a la avenida de Parque Amate, en Torreblanca, Aeropuerto Viejo y la nueva promoción de Nuevo Amate.

Las condiciones del regreso

Muñiz ha rememorado aquella entrega de llaves y explica que estas familias tienen unas rentas de alquiler de «entre 28 y 29» euros mensuales como consecuencia de su situación socioeconómica, con lo que señala que el conjunto de los habitantes de las viviendas municipales de Los Pajaritos contarán con condiciones «similares» cuando comiencen a habitar las nuevas viviendas que sustituirán a las antiguas tras esta macro operación de regeneración urbana.

El pasado mes de abril, recordémoslo, la Gerencia de Urbanismo aprobaba el proyecto técnico relativo a la demolición de las manzanas números 8 y 9 de Los Pajaritos, formadas por cuatro edificios de cuatro plantas de altura, que suman 96 viviendas, del total de 524 viviendas municipales de carácter social que componen todo este sector. Estos primeros edificios a demoler se encuentran exactamente en las calles Gavilán, 27, 29 y 31, Tordo, 28, 30, 32, 25, 27 y 29 y, Estornino, 34, 36 y 38.

Tiempo después, el Ayuntamiento acordaba iniciar la contratación de estos derribos por 237.282 euros y un plazo de ejecución de ocho semanas, aprobando en paralelo el proyecto técnico de construcción de los dos primeros bloques de nuevas viviendas sociales que sustituirán a las actuales en el barrio de Los Pajaritos. Dichos edificios de nueva planta se construirán en las calles Estornino y Gavilán y albergarán un total de 62 viviendas protegidas, ascendiendo a 5.922.501 euros el precio estimado de la construcción de estos edificios.

Operación de realojo

Los derribos, claro está, no comenzarían hasta que los vecinos afectados hubiesen sido realojados de modo transitorio, extremo que comenzó el pasado 8 de julio con la entrega de viviendas públicas a las familias que habitaban estas 96 viviendas de la primera tanda de derribos. En concreto, un total de 66 de estas familias habitan ahora, de modo transitorio, el «edificio puente» construido por la Empresa Municipal de Vivienda, Suelo y Equipamiento de Sevilla en la avenida de Andalucía, junto a la avenida de Parque Amate; mientras nueve están reubicadas en Torreblanca, dos en el barrio de Aeropuerto Viejo y el resto en la promoción de viviendas públicas de Nuevo Amate, fruto de la demolición y reconstrucción de los antiguos bloques de viviendas de Regiones Devastadas.