Tras la primera visita en el pasado mes de diciembre, continúa la investigación en el Parque Estoril -en el barrio del Cerro del Águila- del proyecto «Ciudad y calidad de vida. El uso social de los espacios públicos abiertos en las ciudades españolas» (Espace), financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, en el que participan expertos de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, de la Universitad Autónoma de Barcelona y de la Universidad de La Laguna de Santa Cruz de Tenerife.

El proyecto se propone realizar un diagnóstico sobre el estado de los espacios públicos abiertos mediante un estudio compativo en tres ciudades españolas (Sevilla, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife), atendiendo a las formas de uso de estos espacios y al perfil de sus usuarios. El análisis se centra en dos dimensiones distintas: la naturaleza de los espacios públicos como lugar para la sociabilidad e interacción ciudadana, y como elemento urbanístico, lo que remite a sus cualidades formales como accesibilidad, mobiliario, iluminación, etc.

Además, el análisis incorpora la perspectiva de género, debido «al interés adicional de comprobar la naturaleza sexuada de los espacios públicos», según señala el profesor Antonio García de la Pablo de Olavide.

Así, durante los pasados días 24 y 27 de enero de 2013, los investigadores han estado realizado un amplio número de entrevistas a los residentes del entorno del Parque Estoril, gracias a la colaboración de los vecinos y vecinas de la zona. Además, los expertos también han mantenido encuentros con otros residentes y agentes sociales del Cerro del Águila, cuyas respuestas conformarán la base de este estudio de investigación.

El proyecto afronta, asimismo, el reconocimiento del proceso de desarrollo urbano y las mejoras más relevantes experimentadas por el parque y su entorno urbano durante la última década. Por ello, el resultado de la investigación permitirá detectar los factores que limitan en tales espacios la diversidad de prácticas ciudadanas posibles y, a la vez, tomar decisiones para mejorar la calidad de vida, la cohesión social y apoyar la sostenibilidad ambiental en la ciudad, al suministrar un conocimiento necesario para el planeamiento y la gestión territorial de los espacios públicos.