El Mini-Market, situado en la calle Vasco de Gama del Distrito Cerro-Amate, se convertirá a partir de las 21 horas en el pasaje más terrorífico de la ciudad de Sevilla. Comidas, bebidas, detergentes…dejarán de ser los protagonistas de los pasillos de este supermercado para dar pasos a los personajes más escalofriantes y monstruosos.

Este es el tercer año consecutivo que Juan Gallado, propietario de Mini-Market, organiza una fiesta por Halloween. Es tan conocido este espectáculo que «mis clientes cuando pasa el verano, a principios de septiembre, ya me empiezan a preguntar si la voy a celebrar o no», confiesa Gallardo. Más de 500 personas visitan el pasaje del terror del supermercado cada 31 de octubre.

En esta edición, el comercio se convertirá cuando caiga el día en un hospital psiquiátrico en el que los pacientes son psicópatas asesinos con ganas de asustar a todos los visitantes. Con este adelanto no hay duda de que el miedo está asegurado. Más de 20 personas reencarnarán a estos locos en la noche de los muertos.

Tanto Gallardo como sus trabajadores cuentan los minutos para que den las 14 horas. A partir de ese momento comenzarán a darle forma a una idea en la que llevan trabajando más de dos semanas. «Tenemos mapas hechos de como lo vamos a distribuir todo y donde se va a poner cada personaje, las telas compradas, más de 100 metros para tapar todas las estanterías, los disfraces… nos hace mucha ilusión hacer disfrutar a los vecinos y por eso estamos tan impacientes», puntualiza Juan.

El precio de la entrada para acceder al supermercado del miedo es de 50 céntimos, «es un precio simbólico que hemos establecido por dos motivos, en primer lugar para que haya más orden en las visitas, y en segundo lugar, para recaudar fondos para la Cabalgata de Su Eminencia 2013», indica el organizador.

A pocas horas de que comience la función, Gallardo desvela que «no es algo que haga para darme publicidad, esta noche vendrán clientes y personas que no lo son, pero para mi lo más importante es ver disfrutar a críos y mayores y hacer que mis vecinos pasen una velada divertida».