En el día de ayer, Martes Santo, el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, visitó la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores del Cerro del Águila. Serían las once de la mañana cuando el delegado del Distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque, y la subdirectora, María José Gil, recibieron al alcalde a las puertas del templo. Zoido llegó acompañado del delegado de Empleo, Economía, Fiestas  Mayores y Turismo, Gregorio Serrano.

Desde la dirección del Distrito Cerro-Amate se hizo entrega a la Virgen de los Dolores de un precioso ramo de flores, momento que  también se aprovechó para que, dirigidos por el Director Espiritual, Don Alberto, todos rezaran ante las sagradas imágenes titulares de la Hermandad  del Cerro: el Santísimo Cristo del Desamparo y Abandono y Nuestra Señora de los Dolores.

El alcalde quiso compartir con los vecinos del distrito estos previos momentos de incertidumbre, antes de que la junta de Gobierno de la coporación decidiera si se realizaba o no la estación de penitencia hasta la Catedral, una respuesta que finalmente se torno negativa ante las previsiones meteorológicas y el riesgo de lluvias.

«Hemos venido a compartir un momento con el Cerro, sabiendo las dificultades que están atravesando y la decisión tan compleja que tiene que tomar  el hermano mayor y el Cabildo», declaró Juan Ignacio Zoido.

El edil mostró su deseo de que saliera alguna hermandad del Martes Santo y que pudiera realizar su estación de penitencia, si el tiempo lo permitía, y declaró que «deseo que salgan, si se puede. Si no, hay que ofrecerle a Dios el sacrificio de no poder salir, que a veces cuesta más trabajo quedarse en el templo que hacer la estación de penitencia», resaltó.