La asociación de Vecinos La Negrilla ha pedido al Ayuntamiento de Sevilla, en una visita realizada por el alcalde, Juan Ignacio Zoido, reordenar el tráfico y los estacionamientos en las calles Chucena y Puente Genil, con el objetivo de poner freno al aparcamiento indebido y la doble fila en el barrio. Se trata de una de las peticiones que la entidad vecinal llevará al próximo pleno de la junta municipal del Distrito Cerro-Amate, que se celebrará el próximo 5 de febrero, según ha declarado el presidente de la asociación, Francisco Martínez.

La entidad ha manifestado que «somos un barrio relativamente nuevo, bonito, pero carente de muchas infraestructuras, entre ellas las de aparcamientos a pesar de que contamos con mucho terreno que podría adecuarse para aliviar la necesidad de plazas de parking que tienen los vecinos, lo que obliga en muchas calles a dejar el vehículo mal aparcado, con el consiguiente riesgo de una sanción económica o de impedir la entrada a los vehículos prioritarios si fuera preciso».

Respecto a esta demanda, fuentes municipales han asegurado que la delegación de Movilidad «está trabajando para dar una solución a los problemas de tráfico en el barrio de La Negrilla» y entre las actuaciones a realizar han precisado que «se van a realizar cambios de sentido en las vías mencionadas, ya que son de doble carril y dirección; se va a establecer el sentido único y se va a proceder a ampliar la zona de aparcamientos, con la modificación del estacionamiento en cordón a batería».

Otras demandas

En otro orden de cosas, la asociación vecinal reclamará también en el pleno «la apertura del local social, un asunto que lleva enquistado más de cinco años», ha señalado Martínez. Y es que, según el presidente, «se nos concedió un local en bruto en la calle Rute esquina con Santaella, con el compromiso de que mediante ayudas se realizarían las reformas precisas y se dotaría la sede del equipamiento necesario para que la asociación pudiera desarrollar su actividad. Pero los vecinos siguen hoy día esperando contar con un local en el que poder reunirse y realizar talleres socioculturales», ha manifestado, añadiendo que «hasta ahora venimos reuniéndonos en salones de la Fundación Forja XXI o del centro cívico Su Eminencia».

Por su parte, en relación a este asunto, el Ayuntamiento ha explicado que «el problema de la sede vecinal radica en que Forja XXI realizó obras dentro del local sin la licencia correspondiente impartida por la Gerencia de Urbanismo» y respecto a la subvención ha asegurado que «está pendiente de una justificación que debe ser entregada por la propia asociación de vecinos».