El Distrito Cerro-Amate instará que los técnicos de Tussam realicen un estudio de viabilidad de la prolongación del recorrido de la línea 39 desde su última parada en la barriada Hacienda San Antonio hasta enlazar con la línea 52 en la Avenida de San Jose de Palmete, con el objetivo de mejorar la comunicación en transporte público en ambos barrios.

Se trata de una propuesta presentada por el Grupo Popular y que contó con el respaldo unánime de los miembros del pleno de la junta municipal, en la que el PP se hacía eco de quejas de los vecinos respecto a la movilidad y proponían como posible solución alargar el recorrido de la línea 39 y conectarla con la 52, «lo que supondría dos paradas más, atravesando el Polígono Industrial El Pino».

De esta manera, «los vecinos de Hacienda San Antonio tendrían una conexión que les llevaría hasta San Bernardo». Sin embargo «no serían los únicos beneficiados, ya que los vecinos de San José de Palmete podrían tener conexión con Hacienda San Antonio, Polígono Industrial El Pino, Torreblanca, Sevilla Este y el centro comercial Los Arcos. Al mismo tiempo, se prestaría servicio a trabajadores, clientes y empresarios del Polígono Industrial El Pino», explicó el portavoz popular.

Por su parte, el Grupo Socialista mostró su respaldo a la medida, ya que «en los contactos mantenidos con los vecinos nos han hecho ver que necesitan una conexión más amplia con el entorno de Sevilla Este, sobre todo en relación a los centros educativos y a los que imparten ciclos formativos», declaró el representante del PSOE.

Por último, el delegado del Distrito Cerro-Amate y presidente de la junta municipal, José Miguel Luque, comentó que «muchas de las personas que viven en Hacienda San Antonio no están empadronadas y no constan en el censo como tal, y eso es un problema a la hora de los estudios que se realizan por parte de Tussam para la modificación de líneas, en los que se tienen en cuenta el número de beneficiarios». Por ello, Luque insistió en la necesidad de que «los vecinos del distrito se empadronen en el barrio donde viven».