El Distrito Cerro-Amate cuenta con la única escuela taurina de Sevilla. Los alumnos de la Asociación  de Escuelas Taurinas de Sevilla Amate realizan sus prácticas donde estaba ubicada la antigua plaza de toros  y cuya parcela ocupa el Centro Deportivo Amate del Instituto Municipal  de Deportes.

El matador de toros Curro Camacho es el director artístico. Su dilatada vida profesional le ha enseñado mucho del toro. Un aprendizaje que, con  mucho esmero, transmite a todos los alumnos de esta Escuela Taurina. Es la  base de esta profesión.

Con esta impronta y aliciente se forman grandes novilleros. Esta escuela lleva tres años consecutivos presentando noveles a la Real  Maestranza de Caballería de Sevilla. Este año, tienen el gran honor de contar con uno de sus toreros para  las novilladas de promoción, concretamente para el día cuatro de  julio, el joven de diecinueve años Fernando González en quien tanto  Curro como el resto del equipo directivo y compañeros tienen puestas  muchas esperanzas debido a su calidad y valor que atesora.

El empresario de la Maestranza, Eduardo Canorea, es quien revisa los  más de cuarenta curriculums que llegan con la ilusión de poder torear  en una gran plaza como es la de Sevilla, a sabiendas que tienen que  tener mucha calidad para hacer un buen papel dentro del ruedo.

Curro además de darles la impronta del toro, les recuerda a todos sus  alumnos lo duro que es esta profesión y que son muy pocos los que  llegan a ser conocidos a nivel nacional por lo que siempre anima y  recuerda que lo más importante son los estudios y el estar  profesionalmente bien preparados.

«Desde el Distrito Cerro-Amate nos sentimos también orgullos de esta  Escuela que tan grandes resultados está otorgando y que cuenta con una  cantera tan magnífica para dar el salto a la fama mundial», aseguran los responsables de esta organización.