La dirección del Distrito Cerro-Amate ha establecido contactos con la Asociación de Vecinos La Negrilla, que ha propuesto reanudar en septiembre las gestiones para lograr una solución satisfactoria a la necesidad de concluir las obras de adecuación de su local social, situado en la calle Rute, unas obras que se paralizaron durante el mandato de Alfredo Sánchez Monteseirín.

La reanudación de las obras y posterior apertura de las instalaciones se espera por los vecinos desde el año 2009. Según el delegado del Distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque Moreno, «como ya se ha comentado en más de una ocasión con los representantes de la Asociación de Vecinos La Negrilla, fue el planteamiento erróneo de partida de la anterior Corporación Municipal en la forma de gestionar el convenio firmado en 2008 entre la Gerencia de Urbanismo y la Asociación de Vecinos La Negrilla lo que  bloqueó la posibilidad de llevar a término felizmente dicho convenio».

El plazo de ejecución de las obras y actuaciones objeto de la subvención a la que se refería dicho convenio se estableció en seis meses, contados desde la firma del mismo, por lo que la fecha de finalización de dicho plazo se cumplió el 1 de junio de 2008, y no se tramitó ningún tipo de prórroga o suspensión, como debió realizarse. Se estableció que el abono de la subvención se efectuaría contra la oportuna presentación de las correspondientes facturas de compra de los materiales objeto de la subvención, así como de las oportunas certificaciones de obra, acta de recepción y certificado final de la misma, requisitos que tampoco se cumplieron.

En este sentido, José Miguel Luque señala que «no hubo un asesoramiento correcto por parte del anterior delegado del Distrito Cerro-Amate a los vecinos y a la Fundación Forja XXI y, por ello, la licencia que se solicitó en su día fue para una obra menor cuando debió ser para una obra mayor. Por ello, la obra realizada hasta ahora, a pesar de los esfuerzos realizados por el actual distrito, no puede ser legalizada y el convenio no se puede ejecutar».

Tras las reuniones mantenidas entre este distrito y la asociación de vecinos, la Gerencia de Urbanismo realizó un informe, según el cual, tras las carencias detectadas en la documentación con la que debería contar la beneficiaria de la subvención y el hecho de que no se hayan cumplido los plazos de ejecución marcados en el convenio, el convenio puede darse por decaído e inoperativo y debe declararse expresamente su incumplimiento. Lo cual, de facto, es más que constatable.

Según Luque, «ha sido durante el actual mandato municipal cuando se le ha facilitado a la asociación información cumplida y veraz sobre la realidad acerca del convenio de 2008 y cuando se les ha planteado posibles soluciones. Todo ello, sin excluir la posibilidad de que dicha asociación pueda solicitar a la Gerencia de Urbanismo y al Distrito Cerro-Amate la concesión de nuevas subvenciones que puedan potenciar su actuación».