El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha inaugurado esta tarde de jueves la rotulación del puente de Padre Pío que a partir de ahora lleva el nombre del concejal José Gallardo. Al acto también han asistido la presidenta de Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el delegado del Distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque, además de una amplia representación del Ayuntamiento de Sevilla.

La junta municipal del Distrito Cerro-Amate aprobó por unanimidad la propuesta presentada por el grupo socialista para que el puente que discurre entre la Ronda de Padre Pío y la Avenida de Barrios Unidos, sobre la Estación de Contenedores de Renfe, se rotulará con este nombre. Tras esta petición se llevó al pleno del Ayuntamiento donde también se aprobó por unanimidad. 

El alcalde ha tenido unas palabras de recuerdo para el concejal y de cariño hacia la familia. «José Gallardo era un persona muy querida por toda Sevilla y por todos aquellos que tuvimos la suerte de conocerlo. Quiero destacar el carácter que tenía porque nos dio una lección a todos, porque siempre escuchaba la voz de los vecinos», ha apuntado el alcalde.

Por su parte, su esposa se ha mostrado muy emocionada ante tal reconocimiento y ha dicho «mi marido no se creería esto porque él hacía las cosas porque lo sentía no por el reconocimiento».

José Gallardo

José Gallardo había ejercido como concejal del PSOE andaluz la responsabilidad de Teniente Alcalde Delegado de Seguridad Ciudadana y del antiguo Distrito Este, que abarcaba los  actuales Distrito Este-Alocosa-Torreblanoa y Distrito Cerro-Amate.

Durante su última etapa municipal se puede destacar que trabajó como responsable de Seguridad Ciudadana en modernizar el equipamiento y vehículos de la Policía Local, así como para incrementar el número de efectivos policiales y acercarlos a los barrios en intervenciones de proximidad. Como delegado del distrito realizó también una importante labor de acercamiento al movimiento asociativo, visitando los barrios y promoviendo los Grupos de Trabajo o fomentando actividades culturales.

Además, hay que subrayar el impulso que dio a obras e infraestructuras del distrito, urbanizando calles hasta entonces sin asfaltar en Torreblanca, adecentando multitud de espacios baldíos en Rochelambert y Juan XXIII e interviniendo en colegios públicos, así como en los grandes equipamientos ciudadanos como el Centro de Día de Mayores del Cerro del Águila o el puente sobre que ahora lleva su nombre.