El entorno de la estación del Metro Cocheras continúa deteriorándose por acumulación de actos vandálicos. La asociación de vecinos de la barriada Nuestra Señora del Águila y de Su Eminencia, junto con la asociación cultural Pequeño Costalero, han denunciado el robo de «un tramo de la baranda metálica de la explanada, varias papeleras, cinco puertas de acceso a los jardines y cuatro bancos», sumando a todo esto que tanto la explanada como el parque «se han quedado sin luz, lo que va a propiciar el aumento de actos delictivos».

Además, tras el último temporal «cinco árboles se han caído, por no hablar de que los ascensores se estropean en cuanto llueve y que las escaleras mecánicas llevan más de un año sin funcionar». Además, «en las escalinatas de acceso al parque se reúnen para hacer candelas y los cristales de la estación están resquebrajados», por lo que el portavoz de la barriada Las Águilas, Juan José Vecino, ha declarado que «no somos un barrio de segunda, sino de tercera categoría porque esto en otra zona de la ciudad estaría resuelto en menos de un año».

Se trata de una zona «en la que se invirtió más de seis millones de euros»  y que «sufre contínuos destrozos aún antes de estar inaugurada», por lo que los distintos representantes ciudadanos han coincidido en pedir, en la junta municipal del Distrito Cerro-Amate, que «el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía se reúnan, con presencia de las asociaciones vecinales, para adoptar soluciones que frenen la dejadez del entorno y que, mientras se soluciona, haya preesencia policial en los alrededores y un mantenimiento integral en el parque».

Al respecto, el presidente de la junta municipal, José Miguel Luque, ha recordado que «hubo una reunión en septiembre de 2011 en la que asistieron los vecinos, Gerencia de Urbanismo y Junta de Andalucía en la que quedaron muy claras las competencias de cada administración respecto a este asunto». Así, según el delegado del Distrito, «el desarrollo de este entorno le corresponde a la Empresa Pública de Suelo de Andalucía -EPSA- y a Metro de Sevilla, no al Ayuntamiento, ya que la obra no está recepcionada».

Luque ha reiterado que «está pendiente la ejecución del alumbrado público del parque y hasta que EPSA no acometa este trabajo no se puede recepcionar por parte del Ayuntamiento, por lo que la Gerencia de Urbanismo no puede realizar mejoras y tampoco puede entrar Lipasam a limpiar la zona». Aún así, el delegado ha dejado claro que «una vez que se recepcione, el Ayuntamiento se encargará del mantenimiento dentro de sus competencias», pues el arreglo de los ascensores y de las escaleras mecánicas «seguirían correspondiendo a Metro de Sevilla».

Por su parte, el Grupo Socialista ha recordado que «ya en febrero de 2011 el equipo de Gobierno se comprometió en esta junta municipal a resolver la recepción del parque de la estación Cocheras y a incorporar elementos de seguridad que pudieran aminorar los posibles desperfectos». Por ello, ha pedido que, si bien «la recepción es un trámite todavía complejo de resolver», al menos, que «se incluya la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad para evitar un mayor deterioro».

Por último, el Grupo de IULV-CA ha señalado que «EPSA está dispuesta a asumir cualquier desperfecto en el trabajo de la obra que le corresponda» e incluso a «darle el uso que los vecinos quieran a unos terrenos de su propiedad actualmente vacíos». Por ello, ha manifestado que «existe mala fe por parte del Ayuntamiento que no quiere recepcionar esta obra y quiere culpar de ello a EPSA».