La asociación de fieles de la Santa Cruz y San Francisco Javier ha recorrido hoy las calles de los barrios Hacienda de San Antonio y Las Lumbreras realizando un ensayo de la Cruz de Mayo pero con un marcado carácter solidario, ya que el paso con el que la entidad procesionará el próximo 18 de mayo se ha llenado de alimentos no perecederos que se donarán a Cáritas para que sean repartidos entre las familias más necesitadas.

La entidad, que agrupa actualmente a unos 80 socios, ha iniciado su itinerario a las 10:45 horas desde la calle Brunete en una procesión conformada por 32 costaleros, el cuerpo de capataces, los miembros de la directiva de la asociación de fieles que preside Ezequiel Ortega y los 40 componentes de la banda de cornetas y tambores Gracia y Salud.

Al cortejo se han ido sumando los vecinos de las barriadas Hacienda San Antonio y Las Lumbreras, quienes han participado en el ensayo aportando un kilo de productos como legumbres, pasta, y latas de conservas. «Este es el segundo acto que organiza la asociación para ayudar a las familias sin recursos, pues el año pasado celebramos un campeonato de fútbol en el que la participación estaba sujeta a la donación de alimentos», declara el presidente.

El paso ha estado en la calle unas cuatro horas aproximadamente, recorriendo vías como Bagur, Belchite, Estaca de Vares, Vía Tiburnina, Vía Nova, Vía Aurelia, Cíes, Cabrera, Gomera, Menorca, Avenida Parsi, Ibiza, Columbretes, Formentera, Vedra, La Palma, Cíes, Vía Flavia, Vía Latina, Virgen de la Piedad, Virgen de la Capilla, Almanzor, Estaca de Vares, Veleta, Bagur y entrada de nuevo en Brunete.

Los comerciantes de los barrios también se han volcado con el ensayo de la asociación de la Santa Cruz y San Francisco Javier, dondando las camisetas que portaban los costaleros, una cuadrilla que destaca por su juventud, pues la gran mayoría es menor de edad.

La salida de la Cruz de Mayo es la actividad principal de la entidad, quienes también organizan la procesión de San Francisco Javier en el mes de octubre, una programación cuya finalidad es «promocionar nuestra asociación y trabajar en beneficio del barrio, dado el interés por la cultura cofrade que hay en Hacienda San Antonio y seguir dando pasitos para nuestra meta que sería conformarnos como hermandad, apostando siempre por las obras sociales que irían destinadas a la barriada», concluye Ezequiel Ortega.