Pepe, Mari Carmen, Antonio, ellos tienen varias cosas en común, entre ellas su discapacidad intelectual, pero esto no es lo único ni lo más importante que les une, lo principal es que ellos son amigos, y gracias a Incluocio cada fin de semana del año fomentan esta amistad con 40 compañeros más que forman parte de esta asociación sin ánimo de lucro.

Cuarenta socios de Incluocio y cuarenta historias llenas de vida, edades diferentes, ambos sexos y discapacidades distintas, pero cuando se juntan en las sede de la organización en la avenida de Hytasa todos comparten la misma ilusión, la de conocer sitios nuevos, probar nuevas experiencias, decidir que planes quieren hacer y todo esto gracias al programa «A tu Aire».

«A tu Aire» fue el programa con el que inició su andadura Incluocio en el año 2009. Rocío Pérez, cofundadora de la asociación, es trabajadora social y está muy implicada con estas personas porque su hermana padece una discapacidad. Ella llevaba mucho tiempo queriendo crear una organización de este tipo, pero no encontraba la oportunidad. Fue a través de un amigo como conoció a otra gente con las mismas inquietudes y pusieron el proyecto en marcha. «Desde la asociación tratamos que los socios establezcan relaciones personales normales, promover la convivencia entre personas con y sin discapacidad, desarrollando ofertas de ocio inclusivo y por eso surgió este plan que consiste en que todos los fines de semana los socios tengan una salida al lugar que ellos decidan».

Los familiares se muestran muy agradecidos con el proyecto, Rosa Navarro Romero, hermana de un usuario, reconoce que están muy tranquilos cuando dejan a su hermano con los voluntarios de la asociación y reconoce que «no sólo es la tranquilidad, sino la felicidad que nos da ver como Antonio celebra durante toda la semana la salida que tendrá el fin de semana con sus amigos».

Voluntarios y trabajadores del centro reconocen que es una «bendición» estar rodeados de los socios, que «tienen sus cosas como todas las personas, pero la ilusión es un punto en común que transmiten todos y cada uno a los que colaboramos con ellos».

Actualmente, Incluocio lleva a cabo el programa «A tu Aire» y «Agosteando», este último consiste en viajes en pequeños grupos. Este verano han viajado durante cinco días a Marbella y a Torremolinos. Para septiembre quieren poner en marcha el programa Mediación, según Rocío se basa en que «los voluntarios sirvan de puente entre la persona con discapacidad intelectual y la oferta comunitaria para favorecer el acceso a la misma y que poco a poco dejen de ir acompañados y ellos mismo desarrollen las actividades con autonomía».

«Ganas de seguir hacia delante, contando cada vez con más socios, queremos que la gente se entere que existimos y que pueden contar con nosotros», esas son la expectativas que tienen desde esta gran familia. Para ello sólo piden un poco de colaboración económica por parte de entidades o de los ciudadanos para seguir construyendo este sueño que nació hace tres años y que reparte ilusión a todo aquel que lo conoce.