Unas 130 familias con pocos recursos comerán a partir de este lunes diariamente en el nuevo catering social de Tres Barrios-Amate y Su Eminencia del Distrito Cerro-Amate. La delegada de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, Dolores De Pablo-Blanco, y el delegado del Distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque, han inaugurado este centro tras la firma de un convenio con la Asociación de Hermanamientos y la Asociación La Casa de Todos para la ejecución de sus Proyectos de Catering Sociales.

«Había un problema de recursos alimentarios muy grave en Tres Barrios – Amate», ha afirmado De Pablo. A pesar de que dichas zonas cuentan con unos altos índices de vulnerabilidad y en la que residen muchas familias Sevillanas en grave riesgo de exclusión social, no existían recursos de intervención de primera necesidad en la zona. «La primera experiencia fue a través de la iniciativa de la Fundación Persán en la Zona de Tres Barrios-Amate y de la Fundación Cruzcampo en la Zona de Torreblanca. La experiencia en este sentido, nos llevó a fomentar su puesta en funcionamiento a través de pequeñas entidades de dichos Barrios», han asegurado la delegada.

Catering de Tres Barrios AmateCon un importe total de 120.000 euros subvencionados por la delegación de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación del Ayuntamiento de Sevilla, la Asociación de Hermanamientos en la Zona de Tres Barrios-Amate y la Asociación La Casa de Todos en la Zona de Su Eminencia, esperan atender a un mínimo de 130 familias diarias, lo que supone una media 520 comidas.

Esta partida presupuestaria se integra «plenamente dentro del Plan Especial de Apoyo Social, dotado con 7.000.000 euros», ha explicado De Pablo. El importe de la subvención para cada proyecto de 60.000 euros, se ha incrementado en 35.000 euros cada uno respecto del año anterior, y su pago se realiza de forma fraccionada, anticipándose el 75 por ciento de la misma a la firma del Convenio y el restante, una vez justificado el pago anterior.

Atención generalizada

«El recurso alimentario tenía que ir unido siempre a la intervención social», ha destacado De Pablo. «Es necesario que las familias estén asesoradas por el personal cualificado de la delegación de Asuntos Sociales», ha añadido. «Así tienen la poibilidad, no solo de recursos alimentarios, sino de dotarlos de nuevas habilidades que garanticen la autonomía y que puedan llevar una economía familiar, tan difícil estos días, desde el punto de vista nutricional como del económico», ha insistido.

Los aspectos que se abordan son «posibilitar el vivir durante este tiempo con sus escasos recursos, a través de la formación y de prácticas a nivel nutricional, adquirir conocimientos y aprendizaje culinario, aprender a cocinar con una dieta sana, equilibrada y económica, desarrollar habilidades para organizar la economía del hogar, fomentar la cooperación y el trabajo en equipo de las familias participantes en los talleres, para que se facilite la puesta en marcha de soluciones conjuntas a problemas comunes y capacitarles para una formación que facilite el acceso al ámbito laboral», ha desglosado la delegada.