Hoy lunes, 14 de enero, la sede de la asociación de vecinos Al-Quivir, ubicada en la calle Puerto de Pajares Local 1, se dotará de camillas, médicos y enfermeros para acoger una jornada de donación de sangre, desde las 17:00 a las 21:00 horas.

Se trata del comienzo de una campaña que aterriza en el distrito Cerro-Amate y que se prolongará durante todo el año, tal y como se anunció en la junta municipal celebrada el pasado 9 de enero, que contó con la presencia de varios colaboradores del Centro Regional de Transfusión de Sanguínea. El portavoz de ellos, Eugenio Baisón, animó a todos los presentes a ser «solidarios y a unir fuerzas para que nunca falte sangre en los hospitales», ya que «es un simple gesto que puede salvar muchas vidas», recalcó.

Baisón, quien ha sido el mayor donante de sangre de Sevilla y de Andalucía, se mostró muy «emocionado» ante las expectativas de la campaña en el distrito, pues explicó que «por regla general, según nuestra experiencia, los barrios obreros suelen responder mejor a este llamamiento altruista que el casco antiguo».

El colaborador del centro de transfusión sanguínea respondió a las dudas de los representantes ciudadanos con voto en la junta municipal, así como los interrogantes de los presentes en la sala, y explicó que las únicas limitaciones para donar, en principio, son «tener más de 65 años y pesar menos de 50 kilos». Por ello, instó a «superar todos los miedos, pues los pinchazos no son dolorosos y todos los que estamos aquí, o algunos de nuestros familiares o amigos, podrían necesitar el día de mañana una transfusión sanguínea. ¿Cómo nos sentiríamos si perdiésemos a un ser querido por falta de sangre?», preguntó Baisón.

Eugenio, quien ha sido donante durante más de 40 años, dedica su tiempo a «remover las conciencias» mediante conferencias y charlas acerca de la necesidad de «regalar vida» en centros educativos y empresas de la provincia. Con la colaboración de la directiva de la asociación de vecinos Al-Quivir, ha empapelado Rochelambert con carteles anunciando la convocatoria. Ya solo queda esperar para ver si su mensaje ha calado en los vecinos del distrito.