La lluvia ha impedido finalmente la concentración de protesta que la plataforma cívica Tres Barrios-Amate tenía prevista esta tarde para exigir las actuaciones del Plan Integral, así como su aprobación por parte del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. En su caso, el portavoz de la plataforma ciudadana, Fernando de Armas, ha leido un manifiesto reivindicativo sobre las necesidades del barrio que ha puesto el punto y final a las jornadas sobre los mayores celebradas en en los salones de la tercera edad de la Parroquia de La Candelaria.

Durante su lectura, el representante vecinal ha vuelto a pedir el compromiso por parte del Gobierno andaluz con el documento, y ha insistido en la necesidad de que se convoque la mesa de participaión y de que se nombre a un equipo de gestión técnico que ponga en marcha las propuestas ya aprobadas, así como la recuperación de recursos y servicios sociales en la zona.

De Armas ha informado de que el próximo 14 de marzo «está prevista una nueva reunión de la comisión de participación» y ha seguido manteniendo que si «en este mes de marzo no hay respuestas concretas por parte de las administraciones volveremos a salir a la calle». Además, el portavoz de la plataforma ha animado a todos los vecinos presentes en las jornadas a «creer que los problemas del barrio tienen remedio y que hay soluciones», para lo que ha pedido «la unión de todos los ciudadanos en una misma causa para protestar, chillar y pedir a gritos el Plan Integral, pues es el documento que recoge todas las necesidades de Tres Barrios-Amate».

El manifiesto ha sido el colofón a unas jornadas en recuerdo de la vecina Rufi Borrego que ha organizado la plataforma bajo el lema «Buscando la esperanza» y con el título «los ancianos con la crisis a cuestas». Se trata de la continuación del debate dedicado a los jóvenes que se celebraró antes de las pasadas navidades y que se completará con una próxima sesión centrada en la interculturalidad.

En este encuentro han participado la trabajadora social de la asociación Desal, María Aroca; una voluntaria de la red de mayores, Elisa de la Cruz; y una enfermera del centro de salud de La Candelaria, María del Carmen de la Cuadra, quienes han estado moderadas por la directora del colegio Safa Blanca Paloma, Elvira Galán.

Sobre la mesa se han tratado temas como los problemas de salud más habituales de los mayores, el aislamiento al que muchas veces se ven sometidos por la arquitectura de los edificios del barrio, carentes de ascensor; el nuevo rol adquirido como sostén de las familias, ya que son muchos los hijos que se ven obligados a volver al «nido vacío» y están viviendo de la pensión de los ancianos, o la conciencia cívica y la predisposición a la lucha ciudadana que muestran en barrios como La Candelaria, Madre de Dios y Los Pajaritos.