Las obras de la nueva cocina social, ubicada en el antiguo colegio Santa Teresa del barrio del Cerro del Águila, están «prácticamente terminadas», ya que el local se encuentra «al 97 por ciento de su ejecución», a falta sólo de «comprar algunos cacharros de menaje necesario para empezar a cocinar y rematar los últimos detalles», por lo que las previsiones son «que empiece a funcionar a principios del mes de junio», declara Juan Luis Pagés, presidente de la «Asociación Hermanamientos», entidad que desarrolla el «Proyecto de Integración» por el que se gestionará la cocina social.

Pagés, quien ocupa también el cargo de subdirector de Cáritas del Cerro del Águila, señala que «en breve se firmará el convenio con el Ayuntamiento de Sevilla a través del área de Asuntos Sociales para empezar a dispensar comidas a los más necesitados, ya que la idea es ayudar a aquellas familias que vengan derivadas de la UTS Tres Barrios» y la previsión es «ofrecer entre 100 y 150 raciones diarias, en función de los recursos que consigamos».

En relación a esto, el presidente de la «Asociación Hermanamientos» señala que «ya nos hemos puesto en contacto con la Fundación Banco de Alimentos de Sevilla para que nos asistan y estamos en estos días con el papeleo necesario para solicitar otros apoyos, para que este proyecto tenga la mayor repercusión posible», señala.

La nueva cocina social vendrá a poner fin a los problemas que tradicionalmente había presentado el reparto de alimentos en el antiguo colegio Santa Teresa, una acción social que venían realizando entidades como Cáritas y UCCA Solidaria. De hecho, la falta de instalaciones apropiadas provocaron recientemente el cierre del local al detectar en una inspección el Distrito Cerro-Amate el almacenamiento de alimentos en muy mal estado de conservación junto a productos sanos.

A este respecto, Pagés señala que «a raíz de estos repartos nos hemos dado cuenta de la necesidad de dar un paso más y contar con una cocina social, ya que en los últimos años nos hemos visto desbordados en cuanto al número de personas que venían a pedir comida, por lo que el siguiente reto era entregar alimentos ya elaborados, algo que el próximo mes será posible gracias a la acción del Ayuntamiento de Sevilla, quien ha sufragado las obras».

Aparte de ésta cocina, dentro del Distrito Cerro-Amate funcionará otra en el barrio de Su Eminencia, que estará gestionada por la asociación «La Casa de Todos» y cuyas obras están también «casi finalizadas», según explica Pagés.