El Ayuntamiento de Sevilla, a través de sus distritos y del Área de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, lleva trabajando en la puesta en marcha de los catering sociales desde finales del año 2012. Con esta iniciativa el Consistorio está dando respuesta a las necesidades de un gran número de familias, más de 300, de diferentes zonas de la ciudad con problemas de recursos alimentarios y con alto riesgo de exclusión social.

La primera experiencia fue a través de la iniciativa de la Fundación Persan en la zona de Tres Barrios-Amate y de la Fundación Cruzcampo en la zona de Torreblanca. Según la delegada de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, Dolores De Pablo-Blanco, «esta práctica llevó al Ayuntamiento a fomentar su puesta en funcionamiento a través de pequeñas entidades de distintos barrios». Actualmente son una realidad y se integran en el Plan Especial de Apoyo Social, que cuenta con una dotación de 7.000.000 euros, de los cuales 1.086.000 euros van destinados a comedores, catering sociales, Banco de Alimentos de Sevilla y centros de acogida.

Los catering sociales a diferencia de los comedores, donde se cubre una necesidad alimentaria y otras básicas a personas adultas que carecen de vivienda o no tienen medios para cocinar en ellas, dan por un lado respuesta a las familias con menores posibilitando que puedan satisfacer las necesidades alimentarias en la intimidad familiar de su vivienda y por otro lado, la adquisición de habilidades y formación para llevar a cabo una buena organización doméstica, tanto desde el punto de vista económico como nutricional.

Este dispositivo no sólo es un recurso alimentario, sino que es además proyecto formativo, ya que la acción se lleva a cabo a través de un taller de cocina y otro de nutrición y dietética con el objetivo de ofrecer a las familias la posibilidad de adquirir habilidades y destrezas en la preparación y consumo de alimentos saludables. Lo que supone adquirir los conocimientos necesarios para la elaboración de comidas saludables y económicas con el valor añadido de que los usuarios pueden llevarse la comida preparada a casa y así alimentar a sus familias.

De esta forma, el Ayuntamiento de Sevilla está llevando este recurso a tres zonas diferentes de la capital, como son Tres Barrios, Su Eminencia y el Polígono Sur. La inversión total es de 240.000 euros y son 340 familias la beneficiarias de este servicio