El retorno para los vecinos realojados de Regiones Devastadas a las 220 nuevas viviendas que se están construyendo en la zona denominada Nuevo Amate está «a la vuelta de la esquina». Las obras están prácticamente finalizadas, a falta de los últimos flecos en materia de urbanización, por lo que el regreso de las familias al barrio se iniciará «a lo largo de este mes de mayo», según lo ha confirmado el alcalde, Juan Ignacio Zoido.

Zoido, acompañado de los delegados municipales de Urbanismo y de Asuntos Sociales, Maximiliano Vílchez y Dolores de Pablo-Blanco; además de por el delegado del Distrito Cerro-Amate, José Miguel Luque, ha visitado Nuevo Amate junto a vecinos y representantes de los afectados, quienes les han transmitido el deseo de los realojados por «volver a su barrio».

Es el caso de Francisco Javier Marrufo, quien ha declarado que «mi mujer y yo estamos deseando estrenar el piso». Actualmente, este vecino se encuentra realojado en el barrio de Rochelambert aunque ha apostillado que «desde el primer día tuve claro que quería volver a mi barrio». De hecho, ha asegurado que su primer destino fue Kansas City, pero «estaba como fuera de lugar, así que fui a hablar con Emvisesa para que me buscaran otro piso lo más cerca posible de mi zona, y desde entonces resido en Rochelambert, esperando volver a lo que ahora es Nuevo Amate».

Para Francisco Javier y su esposa vivir en Nuevo Amate supone «un sueño», ya que «vamos a tener dotaciones que antes no teníamos, como el ascensor y el garage, además de una plaza con juegos para los niños y locales comerciales para dinamizar la zona. Y además, todo es nuevo», ha subrayado.

En el mismo sentido se ha manifiestado el presdiente de la asociación de los realojados, Francisco Rodríguez, quien se siente «muy contento» con las obras y ha añadido que «seguro que vamos a estar mejor de lo que estábamos». No obstante, ha expresado su preocupación por cómo van a afrontar los gastos de comunidad las familias, ya que «me constan que muchas están pasando por graves dificultades económicas y ahora hay que sumar los gastos del ascensor y el garage».

Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos Santa Teresa-Amate, Francisco Ledesma, ha declarado que «pensé que no llegaría a ver la obra terminada y manifesté mis dudas, pero el regreso de los vecinos que tuvieron que marcharse es ya una realidad». En cuanto al nuevo barrio, el portavoz vecinal ha destacado «el enorme cambio de la zona», ya que «muchas de las viviendas de Regiones Devastadas tenían graves problemas de seguridad e insalubridad, y hoy sus inquilinos disfrutarán de pisos nuevos con muchas calidades».

El tránsito de los realojados a Nuevo Amate comenzará en este mismo mes, cuando se se realizará «el sorteo de las viviendas para las 71 familias que nos han manifestado que tienen interés por volver», ha indicado el alcalde, quien ha añadido que será también en mayo cuando «citemos al resto de familias realojadas en otros barrios como Cross Pirotécnia, Pino Montano, Bermejales o Bellavista para analizar su situación actual y mostrarle las nuevas viviendas, por si finalmente quieren regresar».

En cualquier caso, el alcalde ha asegurado que decidan volver o no, «se acordará con ellos las mejores condiciones posibles».