La asociación de vecinos y mayores Constelaciones, de la barriada Madre de Dios, ha empapelado los puntos más concurridos del barrio con carteles solicitando la colaboración de los ciudadanos para salvar la vida a un niño de sólo tres años, Gonzalo Castillo. Se trata de un pequeño que, pese a que reside en Tomares, ha conmovido a los vecinos de Madre de Dios, quienes se afanan en recoger tapones de plástico para ayudar a su causa.

El presidente de la asociación, Rafael Amarillo, explica que, en un principio, «comenzamos a recoger tapones para una niña que demandaba una silla de ruedas, pero cuando íbamos a realizar la entrega nos enteramos de que ya había conseguido su objetivo. Por tanto, nos vimos con un montón de tapones y sin saber qué hacer con ellos, por lo que me puse a investigar quién podría necesitar más nuestra ayuda», declara.

A través de las redes sociales, el representante vecinal contactó con Javier Castillo, padre de Gonzalo, quien le detalló la difícil situación en la que se encuentra el menor, aquejado de una lesión cerebral que podría costarle la vida, por lo que «esta familia está pendiente de un tratamiento médico que sólo se realiza en Estados Unidos o en Italia, tras el desembolso de una importante cuantía económica», señala Amarillo.

El presidente asegura que tuvo oportunidad de conocer personalmente a Gonzalo y que su historia le conmovió tanto que no dudó un segundo en destinar a su causa la recaudación de los tapones. Pero éstos no fueron suficientes. De hecho, la familia Castillo necesita al menos 144.000 cierres, ya que «como el precio del plástico ha bajado, hay que duplicar la cuantía inicial de 72.000 tapones».

Por ello, la asociación ha repartido 50 carteles por toda la barriada, colocándolos en los lugares más concurridos como establecimientos comerciales o lugares de restauración para llamar la atención de los vecinos del barrio y contribuir a que «Gonzalo lleve una vida feliz, como la de cualquier niño de su edad».

La base de operaciones de esta campaña está establecida en la sede de la entidad vecinal, en la Plaza Constelaciones, frente a la calle Lebreles, donde se pueden depositar tapones de cualquier envase siempre que sean plásticos en horario de 9:30 a 14:00 y de 17:30 a 24:00 horas. La campaña lleva en marcha unas dos semanas y por ahora «la recaudación está siendo algo lenta, por lo que animo a todos los vecinos a participar en este objetivo, pues con un simple gesto podemos ayudar mucho a una familia que lo necesita», subraya Amarillo.