Niños y jóvenes del barrio de La Candelaria han entregado en la Parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria los  frutos de su «Proyecto Misionero de Solidaridad» con los niños de Mtendere (Malawi),  un proyecto que han venido realizando a lo largo del año y con el que han conseguido los recursos necesarios para pagar las becas de estudio, el material escolar y los uniformes que posibilitarán que los niños huérfanos de Mtendere puedan asistir a la escuela el próximo curso.

Detras de esta acción social se encuentra la Fundación Solidaridad Candelaria, cuyo objetivo es fomentar valores de cooperación y responsabilidad  en niños y jóvenes de Tres Barrios mostrándoles la realidad de la infancia en los países denominados del tercer mundo, creando cauces de solidaridad que sean también válidos para ellos. Así, lacampaña «Ningún niño sin lápiz ni cuaderno» tiene como objetivo hacer partícipes a los menores de una ayuda directa a las escuelas de educación primaria de Mtendere, una zona rural de Malawi, mediante la entrega de material escolar que será destinado a las mismas.

A este Proyecto Misionero (2012-2013) han contribuido acciones realizadas por los vecinos más jóvenes del barrio a lo largo del curso, como son la tradicional fiesta navideña, donde los asistentes disfrutaron de villancicos y actuaciones teatrales, así como de la clásica chocolatada, el rastrillo solidario y las huchas misioneras que tuvieron como finalidad el conseguir los fondos necesarios para garantizar la atención escolar básica a los niños huérfanos de la zona de Mtendere, de extrema pobreza.

Mtendere, cuyo significado es paz en lengua chichewa, da nombre a un campus situado en una zona rural de Malawi perteneciente al distrito de Dedza. En este campus, perteneciente a la diócesis de Dedza, desarrollan su labor distintas instituciones, entre ellas la Fundación Solidaridad Candelaria, quien además de apoyo escolar desde el año 2004 colabora con la Fundación África Directo en un hospital del mismo nombre, el Hospital Mtendere.

Da servicio a unos 50.000 habitantes y con los fondos destinados se ha conseguido ampliar los servicios que se ofrece a la población, dotándose el centro sanitario de «un laboratorio, una farmacia, una sala de partos o de una habitación para enfermos infecciosos», explica el coordinador de la Fundación Solidaridad Candelaria, Pepe Verdugo.