La asociación de vecinos Parque Estoril, del Cerro del Águila, ha puesto en marcha una nueva campaña con el objetivo de concienciar a todos los ciudadanos de la necesidad de cuidar el barrio.

En concreto, la entidad ha difundido por calles, plazas, comercios y otros lugares de gran confluencia vecinal una serie de carteles con cinco mensajes educativos, instando a los residentes del barrio a mantener las calles limpias usando las papeleras, a reciclar la basura, a fomentar el ecologismo, a cuidar de los espacios públicos y a recoger los excrementos de los perros para que no queden expuestos en la vía pública.

La presidenta de la entidad vecinal, Carmen Petit, declara que «una de las señas de identidad de la asociación es luchar por la mejora del barrio y para ello venimos realizando una serie de campañas que buscan calar en las conciencias y reeducar conductas para que todos seamos un poquito más cívicos». A este respecto añade que «tenemos la obligación moral de cuidar los espacios que compartimos, para el disfrute de todos y para que nuestros hijos hereden un barrio con instalaciones dignas». De hecho, uno de los mensajes que difunden los carteles insiste en que «el auténtico ecologista es alguien que sabe que el mundo no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos».

La campaña cuenta con lemas como «cuidemos nuestros árboles y plantas: Nos ayudan a limpiar la atmósfera», «las seis R -Reducir, Reciclar, Reutilizar, Rearborizar, Respetar y Responsabilizar- nos ayudan a ser responsables frente a la escasez de bienes naturales», «No es más limpio quién más se lava, sino quien menos ensucia», o «Parque Estoril, un lugar con vida propia».

Dentro de los mensajes educativos, la asociación dirige un cartel a la responsabilidad de los dueños de los animales, especialmente los perros. Así, en el anuncio destinado a este fin se puede leer: «Un perro es como un bebé. Necesita nuestros cuidados de alimentación, higiene, educación, salud, cariño… Pero hay cosas que él no puede hacer. Desde aquí nuestro aplauso a los dueños responsables».

De esta manera, la asociación de vecinos «premia» las actitudes positivas de los propietarios con sus mascotas e insta a los demás a tomar este ejemplo e imitar su conducta.