Los residentes de la barriada Padre Pío manifiestan que se sienten «marginados» en la era de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ya que mientras que en la mayoría de la ciudad el ancho de banda suministrado por operadores de ADSL y fibra óptica llega, en el mejor de los casos, a 50 Mb por segundo, «la falta de infraestructuras impide que los vecinos de Padre Pío podamos navegar a una velocidad superior a un Mb por segundo», señala Tomás Guillén, miembro de la directiva de la asociación de vecinos Guadaira.

Se trata de un problema que afecta tanto a la zona este como oeste, ya que la barriada está dividida en dos por las vías del tren, y que impide «que en pleno siglo XXI todo un barrio esté apartado de la era digital al limitar el ancho de banda». Los vecinos responsabilizan de esta brecha digital a la empresa telefónica Movistar ya que «toda la infraestructura, es decir, el cableado, las cajas de conexión, etc., son propiedad de la multinacional». A esto se suma, además, «que el repetidor de la señal de telefonía se encuentra a demasiada distancia, por lo que navegar por internet se convierte en una tarea desesperante, pues las líneas se saturan», apunta Guillén.

El problema mayor lo tienen los empresarios de la barriada ya que, hoy día, internet es una herramienta más que necesaria para captar clientes fuera de las fronteras regionales y está en auge la venta on-line, donde el potencial de negocio se dispara, pero «estas ventajas no están al alcance de los emprendedores del barrio, que están condenados a ser rurales», subrayan desde la asociación vecinal.

También supone un «inconveniente» para «los vecinos que están trabajando», ya que «en lugar de hacer cómodamente determinadas operaciones por vía telemática te obliga a hacerlas de manera presencial», o para los estudiantes, «quienes tienen que navegar para buscar información y tardan tres veces más que cualquier otro alumnos en completar sus ejercicios lectivos».

La situación de Padre Pío supone una realidad muy distinta a la que se dibuja tras los últimos datos publicados de la empresa Telefónica Movistar relativos a la comunidad, en los que alude a unas inversiones de 500 millones de euros para el periodo 2011-2012 y que destacan que en la Andalucía hay más de cuatro millones de internautas. Además,  se subraya que el 96,6 por ciento de los hogares conectados a internet lo hace con banda ancha.