La asociación de vecinos y mayores Constelaciones, del barrio Madre de Dios, ha organizado un pasacalles a ritmo de cornetas y tambores con el objetivo de recaudar fondos para costear el transporte de los productos que conformarán la próxima entrega de alimentos que la entidad organizará para atender a las familias más necesitadas de la barrida, cuyo reparto está previsto para el próximo 8 de marzo.

Se trata de un total de 7.082 kilos de alimentos donados por Cruz Roja y procedentes del Fondo Español de Garantía Agraria, FEGA, para cuyo desplazamiento «es necesario un vehículo adaptado al transporte de estos productos que reúna las condiciones que exige Cruz Roja», ha señalado el presidente de la entidad, Rafael Amarillo, quien ha explicado que «otros años, hemos sido los propios miembros de la asociación quienes hemos usado nuestros vehículos particulares para el transporte, pero ahora la normativa impide, entre otras cosas, separar los palés de los productos, por lo que es necesario una furgoneta de grandes dimensiones».

El coste aproximado para el alquiler del vehículo rondaría «unos 130 euros», pero «la entidad no tiene fondos para correr con este gasto, ya que la subvención este año ha sido sólo de 400 euros, así que para no quedarnos sin los alimentos hemos pensado en organizar este pasacalles y solicitar la colaboración de los vecinos del barrio», ha declarado Amarillo.

Para colaborar con la causa se han reunido un grupo de jóvenes músicos pertenecientes a distintas bandas, quienes de manera voluntaria se han ofrecido a tocar por las calles de Madre de Dios, con el objetivo de llamar la atención y aumentar las donaciones. El pasacalles ha salido alrededor de las doce de la mañana de la sede de la asociación de vecinos en la Plaza Constelaciones y ha visitado la Plaza Astrolario, la calle Ballena, la Plaza Andrómeda y la calle Galaxia, acabando el recorrido de nuevo en el local de la entidad vecinal.

Para agradecer y animar a la participación, la junta directiva organizado un arroz para compartir con todos los vecinos, que han sufragado entre los miembros de la entidad, para que la jornada sirva también como «una mañana de convivencia y encuentro social».