El Distrito Cerro-Amate solicitará a la delegación de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla el estudio de viabilidad de la posible colocación de pasos de peatones sobreelevados o reductores de velocidad para vehículos en el cruce de las calles Electricidad y Generador, tras la petición de la asociación de vecinos Contadores recogida por el Grupo Municipal del Partido Popular.

El PP expuso ante los miembros de la junta municipal reunida en pleno que en la intersección entre las citadas calles «se han producido varios accidentes de tráfico, algunos de especial gravedad, ya que a pesar de existir un ceda el paso los vehículos circulan a gran velocidad». Además, al ser zona de paso hacia varios centros escolares, «el cruce cuenta con mucho tránsito de niños, poniéndose en riesgo al cruzar por los pasos de cebra que no son respetados».

Ante esta situación «de peligro», la portavoz popular explicó que la asociación de vecinos Contadores «ha solicitado la colocación de un paso de peatones sobreelevado o la instalación de elementos reductores de velocidad que obliguen a los vehículos a transitar más despacio». Por ello, los representantes del Partido Popular en la junta municipal del Distrito del Cerro Amate propusieron un acuerdo para solicitar a Movilidad el correspondiente estudio de viabilidad, una propuesta que contó con el respaldo unánime de todos los miembros del pleno.

El representante de la asociación de vecinos de Su Eminencia, Alberto Sobrino, apoyó la petición aunque criticó «la tardanza en la ejecución de los pasos sobreelevados en algunos barrios» manifestando que «en algunas zonas de la ciudad se ponen muchas pegas y en otras crecen como lechugas», refiriéndose a determinadas ubicaciones del Polígono Sur. A este respecto, Sobrino preguntó por la colocación de los pasos elevados de la calle Binéfar y de la calle Azorín a la altura del colegio Adriano del Valle, actuaciones aprobadas y que «a día de hoy todavía no se han colocado».

Por último, el PSOE apoyó también la propuesta y recordó que «en el anterior mandato se colocaron muchos badenes que, aunque luego han tenido que ser retirados porque no cumplían con la normativa, sí que cumplían la función de evitar los atropellos y minimizaban el riesgo de accidentes por exceso de velocidad».