Carla Sánchez es una pequeña de cinco años, a esta temprana edad la vida le ha dado un revés, ella padece leucemia. Ésta podría ser una historia muy triste, pero la pena no tiene cabida en la familia Sánchez. La esperanza es la que reina en el estado de ánimo de sus padres y con ella, esperan deseosos un donante de médula que se compatible con su hija.

Hoy es un día grande para la pequeña, hoy su situación ha conseguido reunir a cientos de sevillanos en el Centro Deportivo La Doctora para buscar una médula. Sus familiares, amigos, conocidos y también desconocidos han hecho una gran piña para sacar hacía delante un torneo benéfico en el que el mejor premio sería encontrar un donante compatible.

El Club Deportivo Unión 70 y el colegio Ruperto Escobar han organizado este macro campeonato que durará hasta las nueve de la noche, en el que lo principal es concienciar a los visitantes y participantes de la importancia de ser donante. Para ello han llevado hasta el barrio de La Doctora dos autobuses de donación de sangre y médula. El reto al final del día es llegar a las 150 donaciones.

Santiago González, uno de los organizadores, ha relatado que se enteraron del caso de Carla a través de las redes sociales, desde ese momento se pusieron en contacto con el Distrito Cerro-Amate para que les cediera un espacio para realizar la competición. «Hemos tenido mucha suerte porque contamos con el apoyo del distrito y con colaboradores de excepción como son el Sevilla Fútbol Club o el Real Betis , además de personajes tan importantes en Sevilla como Antonio Álvarez y su hijo, Alejandro, que nos han cedido camisetas firmadas para sortearlas entre los donantes».

El padre de Carla, Pedro Sánchez, se siente muy agradecido ante tanta colaboración «no tengo palabras para describir este momento», ha confesado. «Ahora mismo mi hija se encuentra estable, el lunes tiene unas pruebas para prepararla para el trasplante y para finales de septiembre lo tiene programado». Aún no hay una médula compatible, Pedro seguirá buscando «hasta debajo de las piedras» para curar a su hija, ahora sólo espera que a final de mes se haga realidad su mayor sueño.