Si no hay acuerdo previo, el próximo 15 de enero los mayores del barrio de San José de Palmete serán desalojados de su local social.

La Asociación Cultural y Recreativa Tercera Edad San José de Palmete-Doctora, conformada por 160 socios, lleva desde el año 2000 disfrutando de unas instalaciones en la calle Juventud, en la que organizan actividades de ocio y convivencia. El titular del local social es un propietario privado con el que el Ayuntamiento de Sevilla contrajo en su día un contrato de alquiler, un compromiso que se rompió en octubre de 2010, cuando el entonces equipo de Gobierno anunció el cese de los abonos de los alquileres de todas las entidades de la ciudad.

El impago de las mensualidades ha llevado a la acumulación de una deuda de más de 24.000 euros y a la consiguiente orden judicial de desalojo, por lo que las personas mayores de todo un barrio corren un serio riesgo de perder el único espacio de recreo del que disponen.

«Este es un barrio humilde donde viven, fundamentalmente, personas mayores que no cuentan con más ingresos que con su pensión mínima, y en la mayoría de los casos tienen a hijos o nietos a su cargo», declara el secretario de la asociación, Diego Ángeles.

«La cuota de los socios está fijada en 0,50 euros al mes -seis euros al año- y sabemos que para muchos supone un enorme desembolso, por lo que no podemos subir la cuantía. Con estos ingresos debemos pagar los gastos que tiene el local, pero nos resulta imposible hacer frente a esa deuda», declara el presidente, Miguel Molina.

Reuniones con el Distrito

La entidad ha puesto en conocimiento del Distrito Cerro-Amate su problema, y son varias las reuniones mantenidas sin que, hasta la fecha, se haya llegado a un acuerdo que satisfaga a ambas partes. En primer lugar, desde el Ayuntamiento se ha ofrecido a la asociación la posibilidad de trasladarse a unos locales propiedad de Emvisesa ubicados en La Negrilla, solución que la junta directiva de los mayores ha rechazado. Los motivos son que «se trata de locales en bruto que precisa de reformas y en los que el régimen de alquiler está por encima de las posibilidades de la asociación, sin contar con los inconvenientes que acarrearía que los mayores, muchos impedidos, tuvieran que desplazarse a otro barrio», aclara el presidente.

El segundo ofrecimiento por parte del Distrito ha sido la utilización de las instalaciones del Centro Social Francisca de Oyonarte, un colegio que comparte espacio ya con otras asociaciones pero que también se ha rechazado por parte de la entidad de San José de Palmete, ya que, según su presidente, «no está adecuado al uso de personas de la tercera edad».

Así las cosas, la directiva de la Asociación Cultural Recreativa Tercera Edad San José de Palmete-Doctora manifiesta su intención de iniciar una campaña de movilizaciones consistentes en la recogida de firmas, el lanzamiento de octavillas y en poner en conocimiento de los medios de comunicación su «grave» situación, todo «con el único objetivo de frenar un desalojo que está a la vuelta de la esquina», aclaran.

Por su parte, el delegado del Distrito, José Miguel Luque, manifiesta que es «muy sensible a los problemas de la asociación» y que «está haciendo todo lo posible por reubicar a los mayores en un nuevo local». De hecho, «se le han ofrecido dos ubicaciones distintas e intentamos cubrir lo mejor posible sus necesidades, pero ambas han sido rechazadas. El diálogo es bueno y confiamos en llegar a un acuerdo».

Por último, el presidente de la Junta Municipal recuerda que, pese al comunicado del equipo socialista rescindiendo la cuota de los alquileres en octubre de 2010, «cuando este Gobierno llegó al Ayuntamiento abonó, haciendo un enorme esfuerzo económico,  no sólo la deuda contraída durante ese semestre, sino la liquidación de todo el año 2011».