Los vecinos de la barriada Hacienda San Antonio están desesperados. Construido desde el año 2003, y con una población aproximada de 4000 personas, este barrio del distrito Cerro-Amate carece de un centro de educación infantil, y de un instituto.

El pasado día 22 de octubre, la Junta Municipal del Distrito Cerro-Amate de Sevilla aprobó, con la única abstención de IU, una propuesta presentada por el PP en la que se solicita a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía la construcción de un colegio de Educación Infantil y Primaria, un centro que se antoja urgente para todos los vecinos.

Daniel Álvarez vive en Hacienda San Antonio desde hace seis años. Padre de dos hijos, asegura a Sevillaciudad.es que cuando se instaló en su actual domicilio «ya prometían que iban a poner colegio y un centro de salud». Hizo sus cábalas y calculó que cuando su hija precisara de atención escolar, acudiría al nuevo centro construido cerca de su casa. Hoy su pequeña tiene tres años y acude en coche cada día a un colegio de Sevilla Este.

El resultado: una total dependencia del automóvil. La situación de Daniel es común entre los residentes de la zona. Sergio Cebolla, vicepresidente de la Asociación de Vecinos Entre Islas y Pinos, explica que «muchas familias siguen empadronadas donde lo estaban sus padres, ya que aquí no hay servicios educativos». Por su parte, Olga Moreno, presidenta de la asociación, insiste en la importancia de dar a conocer este hecho. «Mi hijo está empadronado en Parque Alcosa, y vive allí con sus abuelos de lunes a viernes para poder acudir al colegio, ya que sufro de la espalda y no tengo coche, por lo que no puedo estar yendo y viniendo cada día. Pasar con él sólo los fines de semana es algo que me indigna», protesta.

Hacienda San Antonio es un barrio joven, y la mayoría de las parejas que aquí conviven tienen entre 20 y 40 años, porque lo que abundan los niños, y cada vez hay más. El problema fundamental, insiste Olga, es que «si estas empadronado aquí no tienes derecho a colegio, porque tus hijos sólo cuentan con ocho puntos, por lo que únicamente entran en el CEIP Príncipe de Asturias de Torreblanca cuando quede hueco».

Un barrio abandonado

La Asociación de Vecinos Entre Islas y Pinos recopila cuantiosas denuncias y necesidades de un barrio que, consideran, se encuentra en «en estado de abandono». Además de un colegio, claman por un centro de salud, se roban arquetas y tienen que tapar los huecos con palés o neumáticos para que nadie se caiga, y el estado de los árboles que recorren las calles es lamentable. «Muchos árboles no se han podado jamás», se queja Olga.

Desde la asociación piden soluciones reales, y creen que el remedio está en incorporar los núcleos de población colindantes -La Lumbrera, Hacienda del Rosario- para que suba el ratio de población. De este modo, y sumando a ello los vecinos de Hacienda San Antonio que se empadronen en sus actuales inmuebles, «se daría viabilidad a todos los proyectos necesarios para los residentes».