Con la premisa de que «2013 va a ser el mejor año», Sevilla de Moda sigue creciendo y obviando una crisis económica que con «creatividad, esperanza, ilusión y mucho esfuerzo, se sale». Esta asociación de jóvenes emprendedores sabe esquivar los malos momentos de la mejor manera posible, vendiendo «la marca Sevilla».

A sus 9 años Sevilla de Moda ha experimentado un desarrollo inimaginable. Lo que comenzó como una actividad conjunta entre un grupo de empresarios apasionados por la moda, ha terminado siendo una escuela de moda, de sombrerería, con servicio de personal shopper, una empresa organizadora de eventos de moda y una marca de referencia a nivel nacional y, cada vez más, internacional.

Sevilla de Moda es un escáparate vivo y efectivo para nuestra ciudad. Las pasarelas de Brasil, París, Rumanía, Uzbekistán y muy pronto Nueva York ya conocen la moda sevillana, andaluza y española gracias a esta marca que se teje en Alcosa. «Internacionalmente, la moda española se ha adherido a la moda de Sevilla» explica Francisco Valderrama, presidente de Sevilla de Moda, quien tiene muy clara la clave del éxito para la marca «Sevilla si no mira a España no tiene nada que hacer, los localismos y las caer en las autonomía es un error. La marca España, en moda, es muy importante»

Además de ese escaparate de la moda hacia el extranjero, Sevilla de Moda también es un creador de empleos, emprendedores e inmigración cultural. Con unos 300 alumnos anuales, de los que el 60% son de fuera, esta escuela da las herramientas para potenciar y sacarle el mayor jugo a la creatividad de sus estudiantes lo que acaba resultando «un amplio abanico de perfiles de moda con el que cualquier empresa que busca una nueva incorporación siempre encuentra lo que busca aquí. Tenemos tanta variedad y tan buena que son muchas las empresas que buscan a sus futuros trabajadores aquí» y lo mejor es que casi siempre, por no decir siempre, son un acierto.

La mayoría de sus alumnos accede al mercado laboral, ya sea creando su propia empresa o incorporándose a una, las pasarelas del mundo están conociendo la ciudad gracias a la moda, la inmigración cultural beneficia a la diversidad de la ciudad y los puestos de trabajo que crean con sus eventos se agradecen en época de crisis. Pero, sobre todo, hay un punto fundamental en esta gran fábrica de hacer realidad los sueños de muchos, la estrella de todo esto es Sevilla. «Sin duda, lo mejor que tenemos es la marca, de este modo, podemos llevar el nombre de Sevilla por todo el mundo».