«Buscábamos una obra que arrancase risas, cómica y desenfadada, nos hablaron de No te bebas el agua y nada más leerla supimos que era la obra que queríamos». Y no se equivocaron porque el éxito ha sido rotundo. Al finalizar la actuación en el centro cívico Torreblanca el público en pie parecía que fuese a pedir un bis de un momento a otro.

Graciosa de principio a fin. Una historia surrealista y desternillante, como todo lo que toca Woody Allen. «No te bebas el agua» trata la historia de una familia americana de vacaciones sufre ciertas desventuras en su viaje a Europa y se ve pidiendo ayuda a su embajada, lugar donde acaban residiendo dos semanas, 14 días de acontecimientos dispares que arrancan los aplausos de los espectadores.

«Ridiculiza la política, los protocolos y las relaciones internacionales e institucionales, provocando que todo quede en absurdo» cuenta una de las directora de la obra, Maite Matitos que con un «mini-embajador» algo desafortunado, una madre de familia maruja y adicta a la limpieza, un padre bastante histérico y una hija que parece cordero pero es más bien una «loba» han hecho disfrutar a un público estupendo que completó el aforo del auditorio.

Es la segunda vez que la compañía Yo así no actúo representa esta obra. Ambas con el mismo éxito, una acogida que les ha empujado a grabar el espectáculo para presentarlo en certámenes de teatro que les lleven muy lejos en esto de las artes escénicas. «Somos teatro amateur pero tenemos mucha ilusión, esto tiene mucho trabajo detrás y creemos que va a ser valorado».

«El que venga a verla tiene garantizado pasar un buen rato», así venden su obra y así garantizan que los casi 90 minutos de espectáculo serán recompensado con muchas risas y el deleite propio de las artes escénicas.