El próximo sábado 3 de enero, las instalaciones del Club Deportivo Alcosa, en la calle Séneca, vivirán un encuentro futbolístico sin precedentes por el número de equipos que participan y, sobre todo, por el objetivo que se persigue.

Y es que, hace dos semanas, los vecinos de la calle Ciudad de Cullera fueron testigos de cómo un incendio en el número 3 arrasaba con todo lo que tenían los Lara Ramírez. De cómo David, el padre de familia, era trasladado al hospital tras sufrir varias quemaduras de segundo grado.

Automáticamente, el barrio reaccionó colaborando en lo que fuera necesario, desde ayudar en la retirada de escombros a organizar recogidas de ropa o de azulejos. U organizando un «mundialito» de fútbol.

Romualdo Linares es segundo entrenador del equipo de alevines «Promesas de Alcosa» y aunque es un habitual en el barrio, no conocía a los afectados. «Fue a través de la madre de uno de los niños a los que entreno, vecina del piso quemado. Me comentó el incidente y pensé en ayudarles de la mejor manera que sé, con el fútbol. Porque esto le puede pasar a cualquiera», comenta.

Tanto el director deportivo, Antonio Llamas, como el presidente del club, José María Belloso, se implicaron en la causa y comenzaron a gestionar todo lo necesario, como efectivos de Protección civil y de la Policía Local.

Los trofeos, por ejemplo, corren a cargo del Distrito Este-Alcosa-Torreblanca. Tenorio colocará un ambulancia en el C.D. Alcosa, que el IMD ha cedido desinteresadamente, y el ambigú, por su parte, donará los bocadillos con los que se obsequiará a los jugadores.

Vendrán jóvenes de 19 equipos provenientes del Club El Pilar, en San Pablo, del Vistahermosa, Madre de Dios, Sevilla Este, Nervión, del An-Andalis, en el Parque Amate, y del anfitrión, en las categorías de prebenjamín, benjamín y alevín.

Asimismo se disputará un triangular infantil, pensado inicialmente para el Alcosa, Sevilla FC y Real Betis, que no pudieron comprometerse por problemas de agenda. En cambio, ambos equipos han donado un balón firmado por los jugadores de la formación principal, que será sorteado entre todos los asistentes.

Interior de la vivienda incendiada en el Parque Alcosa el pasado 14 de diciembre

Interior de la vivienda incendiada en el Parque Alcosa el pasado 14 de diciembre

No habrá entradas, sino donativos de 1 euro. «Esperamos reunir entre 1.200 y 1.500 personas», anticipa Romualdo, que avanza que también habrá padres voluntarios con huchas para quien quiera aportar algo más, y alguna barra con tapas a precio simbólico para aumentar la recaudación.

Evolución favorable

Dentro de la fatalidad, la familia Lara Ramírez se va recuperando. «La cuadrilla no para de trabajar, poco a poco vamos avanzando. Y en mi caso, las quemaduras de la cara y la mano están mejor. Lo peor es el gemelo, que parece que se ha desgarrado. Con suerte evitaremos el quirófano», explica David Lara desde el «exilio» forzoso en casa de sus padres.

Tanto su mujer como su hijo se encontraban en la vivienda aquel 14 de diciembre. Su primer instinto fue sacarlos de allí. «Después intenté sacar el sofá, prendido, a la terraza, y ahí fue cuando me achicharré. No recuerdo cómo salí del piso».

Hoy todo es recuerdo y agradecimiento, «a esas buenas personas que hay en el barrio que tanto se están volcando sin conocernos de nada»