El Festival Primaveral de Yoga y Taichí por la Paz reunió a 100 vecinos y vecinas que celebraron de esta forma tan diferente y llamativa la entrada de la primavera en el Parque Infanta Elena.

El buen tiempo acompañó en la tarde del miércoles y se pudo vivir la Primavera en su máximo esplendor, con olores y colores cálidos florales. «Estamos en la era Acuario, y eso significa momentos de esplendor y cambios», dijo el profesor de Taichí Carlos Peral, organizador de este encuentro novedoso.

Este festival ha tenido una intención doble, la primera de convivencia entre todos los talleres de yoga y taichí del Distrito Este Alcosa Torreblanca, y el segundo, «ponerse en contacto directo con la naturaleza», apunta el profesor.

Con velas, incienso, melodías y sonidos vibrantes se desarrolló este evento que no dejó indiferente a los viandantes que por allí paseaban.

El Festival que terminó con un pequeño asueto de frutas entre todos los participantes, tuvo una despedida especial, mirando a los cuatro puntos cardinales y dando  agradecimientos a la divinidad y seres que habitan la Tierra.