Aunque la lluvia de anoche ha obligado a cambiar algunos planes, en ningún momento ha pasado por la mente de Los Lentos anular su II Carrera Popular. A las diez de la mañana comenzaba la prueba senior y, literalmente, fue el pistoletazo de salida de una magnífica jornada de deporte y convivencia.

En total, 1.500 corredores se han dado cita durante toda la mañana en el Parque Tamarguillo. Pequeños y mayores con su ropa de atletismo recogían ordenadamente sus dorsales para comenzar la competición. La lluvia de la pasada noche había mojado la tierra, creado charcos en algunas zonas del parque, pero para nada había ahogado las ganas de correr de los participantes.

Lo primero que se ha podido ver en este evento deportivo ha sido una carrera de exhibición de mano de los atletas de Portufísico, quienes con su silla de ruedas demostrando su fuerza de superación y ganándose así un hueco en la próxima Carrera Popular. Tras esta presentación comenzaban las carreras con los senior y con ella la competición.

Corredores de todas partes de Sevilla, Andalucía y hasta de Europa y es que el ganador de la primera carrera ha sido un finlandés, Albert Peltoniemi, que se ha presentado de manera individual. Además de niños y mayores de diferentes procedencias, también participaron un grupo de personas del Centro de Refugiados de Sevilla Este que se interesaron por el evento y al que Los Lentos no ha cobrado la inscripción.

Testigo de todos estos buenos momentos ha sido el delegado del distrito Este-Alcosa-Torreblanca, Ignacio Flores «al igual que el año pasado, el esfuerzo de Los Lentos ha sido extraordinario. La exhibición de Portufísico ha sido muy bonita y el año que viene competirán en la Carrera. En definitiva, muy satisfecho sobre todo por estar compartiendo este día con una gran familia como es la de Los Lentos de Torreblanca», explicaba el delegado durante la celebración de las pruebas.

Paco Dópido, presidente de Los Lentos, no paró en toda la mañana. Guiando con su bici a los corredores, controlando que todo funcionase a la perfección y, a su manera, «disfrutando de la mañana, que aunque nos ha obligado a cambiar algunas cosas que teníamos organizadas, al final nos ha dado una tregua y estamos celebrando este día».

Mucho tiempo organizando, planificando y pensando cada detalle de este gran evento de Los Lentos y, aunque ya ha terminado, lo ha hecho con un muy buen sabor de boca. Eso sí, si en la primera edición el calor fue abrumador y en esta segunda la lluvia casi echa a perder los planes, esperemos que a la tercera vaya la vencida y el próximo año en el día elegido el tiempo acompañe.