El Ayuntamiento de Sevilla ha acordado este viernes en el seno de su Junta local de Gobierno, renunciar a la subvención autonómica de 750.000 euros concedida en 2010 para la construcción de una escuela infantil municipal en el parque industrial Carretera Amarilla, así como a la «construcción» de este centro educativo. Y es que este sábado finaliza la prórroga concedida por la Junta de Andalucía para ejecutar estas ayudas y ha sido denegada una petición «extraordinaria» del Consistorio para modificar y ampliar dicha prórroga a cuenta de la «interrupción» sufrida por el proyecto.

Según figura en el acta correspondiente a este acuerdo, en julio de 2010, la Consejería de Educación otorgó al Ayuntamiento hispalense una subvención de 750.000 euros para construir una escuela infantil municipal en el parque empresarial Carretera Amarilla. En febrero de 2011 ambas partes firmaron un convenio para este proyecto y en septiembre de aquel año, así, la Consejería de Educación entregó al Consistorio hispalense 562.500 euros, el 65 por ciento del importe total de la ayuda.

Prórroga
Aunque el plazo inicial para la ejecución de la subvención finalizaba el 9 de febrero de 2012, mediaba una «prórroga» concedida por la Consejería de Educación para que el Ayuntamiento pudiese ejecutarla hasta el 10 de noviembre de 2012. Sin embargo, y como figura en el acta, el proyecto fue sometido a una «revisión para ahorrar costes indirectos» y fue finalmente licitado y adjudicado. Tal extremo motivó una «interrupción» de tres meses en la ejecución del proyecto, por lo que el Ayuntamiento reclamó a la Administración autonómica que de manera «extraordinaria» no contabilizase en la prórroga este periodo de tres meses, aunque la Junta de Andalucía denegó tal extremo.

Así las cosas, y con las obras adjudicadas pero no comenzadas a un sólo día de que expire la prórroga para ejecutar la mencionada ayuda autonómica, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Sevilla ha acordado «renunciar a la construcción de la escuela infantil del polígono Carretera Amarilla», así como a la mencionada subvención, reintegrando a la Administración autonómica los 562.500 euros previamente ingresados en concepto del 75 por ciento de la ayuda. El portavoz del Gobierno municipal, Curro Pérez, ha culpado íntegramente a la Junta de Andalucía del fracaso de este proyecto. «La nueva guardería estaba atascada en una tramitación urbanística que nos dejaron y la Junta se ha negado a una segunda prórroga o a no contabilizar esos tres meses», ha criticado.