Las obras de derribo del triángulo de la calle Flor de Gitanilla han terminado y la calle presenta un nuevo semáforo que regula el tráfico.

A la espera de que se señalice la calzada, que será en los próximos días, ya es posible circular en línea recta y evitar los problemas de tráfico que causaba la isleta triangular.

Esta obra se ha realizado tras la petición vecinal que demandaba el cambio en esta amplia calle que finaliza en el inicio de la reciente calle Manuel Olivenza Ruiz y perpendicular a la avenida del Deporte.

El Distrito Este-Alcosa-Torreblanca, uno de los más amplios y poblados de la ciudad, «está adaptándose para ofrecer las mejores condiciones», ha subrayado su delegado, Ignacio Flores.