Ecologistas en Acción denuncia el procedimiento por el que se ha talado medio centenar de pinos en el Parque Infanta Elena, en Sevilla Este. La organización ha anunciado que exigirá al nuevo equipo de gobierno municipal una investigación sobre éste y otros «arboricidios» cometidos en la ciudad para depurar responsabilidades.

Según explican los ecologistas en una nota, por las explicaciones ofrecidas en prensa parece que en el Servicio de Parques y Jardines tendrían la solicitud de apeo por parte de Endesa, al estar próximos los pinos a un tendido eléctrico, pero «no se han atrevido a ejecutar el arboricidio hasta ver el cielo abierto con el problema del pinar del Alamillo, que parece que va a servir como pretexto para acabar con buena parte de los pinos de Sevilla».

Ecologistas en Acción ya ha anunciado que va a solicitar el informe técnico que justifique que «no bastaba con una simple poda de los ejemplares más próximos al tendido, como se viene haciendo en otros sitios con la misma problemática», explican en la nota. «Dudamos, tal como se ha realizado la comunicación, de que los pinos talados padezcan el problema de espiralización, circunstancia que no se ha podido comprobar al estar impedido el acceso al parque, eliminando así las pruebas del arboricidio», detallan.

«Queremos señalar que en el caso del Parque del Alamillo la atención a la petición de información se hizo de forma rápida y concluyente, y pudimos comprobar in situ la afección generalizada del pinar. Nos hubiera gustado que la información hubiese sido previa a la decisión de apeo pero al menos en cuanto a la justificación del apeo se realizó con transparencia. Nada que ver con esta actuación en el Parque Infanta Elena», añaden.

Según explican los ecologistas, «está pendiente de constatar qué voluntad de cambio hay en el nuevo consistorio en relación a la política de arbolado y zonas verdes». «Es necesario una depuración de los arboricidas y los que echan mano sin contemplaciones de los agrotóxicos para la gestión del patrimonio vegetal. Solicitamos que el Servicio de Parques y Jardines vele por este patrimonio y por la salud de los ciudadanos, eliminando contratas, ampliando las zonas arboladas y eliminando el uso de agrotóxicos y su sustitución por programas de lucha biológica que incrementen, de paso, la biodiversidad urbana», concluyen.