El alcalde, Juan Ignacio Zoido, ha afirmado durante su visita a las obras del Callejón Ontur que «ésta era una actuación imprescindible para los vecinos que llevaban más de 12 años solicitándolo». Los trabajos, que tienen previsto un plazo de ejecución de un mes, cuentan con un presupuesto de 48.000 euros sin IVA.

«Una vez más, se ha buscado el consenso para llevar a cabo esta histórica petición vecinal que se ejecutará durante el mes de agosto porque es cuando se ocasionan menos molestias a los vecinos. Aunque se ha cortado el acceso peatonal, restringido exclusivamente a los residentes, el tráfico de vehículos, al ser una calle peatonal, no requiere el corte ninguno, se verá afectado puntualmente por la entrada y salida de vehículos de la zona de obras» según ha explicado el Zoido.

Los trabajos han comenzado con la demolición del pavimento existente y la ejecución del cajeado de la calle. Una vez realizado este, se realizará la zanja para la instalación de la red de PVC Ø 315 mm así como, los pozos e imbornales. A la par que se ejecuta la red, se irá extendiendo la capa de base de albero para el firme. Una vez ejecutadas las instalaciones y la base de albero, así como la colocación de los adoquines de corriente necesarios, se ejecutará el pavimento impreso con hormigón.

En la zona de terrizo existente se instalará una tubería de PVC Ø 315 cm para la recogida de las aguas pluviales empleando el sistema de zanja. La tubería se colocará sobre cama de arena y con arriñonado de arena. Las obras suponen la instalación de un total de 116 m de tubería. Se completan las obras dotando  a la tubería de 4 pozos de registro para su inspección y limpieza y la ejecución de un total de 8 imbornales para la recogida de las aguas pluviales. El relleno de la zanja se realizará con albero compactado, tras la instalación de la tubería una vez comprobada la correcta instalación de los tubos.

El alcalde ha puntualizado que «la pavimentación, al ser una zona actualmente terriza, salvo un pequeño acerado en un lateral de la calle, se rematará con el cajeado de toda la zona con una profundidad de 40 cm, para sanear el terreno existente». Según el alcalde, está previsto realizar una base de albero para la nueva pavimentación de 20 cm de espesor. El pavimento que se va a ejecutar es hormigón impreso color gris de 15 cm de espesor, con pendientes al centro para la recogida de las aguas pluviales, ya que la planimetría de la calle no permite evacuar las aguas a las calles perpendiculares. Se colocarán adoquines de corriente para conformar las pendientes y evacuar el agua de lluvia.