El PSOE municipal ha exigido al Gobierno de Zoido que se centre en los problemas de los ciudadanos y en intentar hacer verdad el cumplimiento de sus compromisos electorales especialmente en los barrios que a diario denuncian situaciones de abandono municipal, en lugar de poner todo su esfuerzo y obsesión en intentar anular el trabajo de fiscalización que realizan los concejales de oposición.

En este sentido, insta a Zoido a centrar a algunos de sus delegados de distrito que sienten el «nerviosismo» que supone fallarle a los vecinos y lo traducen en «crispación y malas formas» constantes hacia la oposición, sobre todo, en la marcha de unas juntas municipales en las que el PP «abusa de su mayoría absoluta» con «tics antidemocráticos que persiguen anular cualquier atisbo de crítica política o vecinal». Desde el PSOE se ratifica el trabajo de oposición constructiva que se viene defendiendo desde hace dos años con iniciativas políticas de beneficio ciudadano, canalizando propuestas vecinales y proponiendo al Gobierno y a los distritos medidas que contribuyan a dar solución a problemas de empleo, vivienda y atención a los barrios.

Para los socialistas, el Gobierno de Zoido «puede aceptar o no estas propuestas y llevarlas a cabo o no, pero lo que es intolerable es que su ausencia de iniciativas acabe en ataques personales hacia los concejales de oposición, tal y como ocurrió ayer en la Junta del Distrito Este-Alcosa-Torreblanca, donde las pérdidas de respeto al representante socialista han sido una constante».

Por esta razón, la concejala socialista responsable del distrito, Adela Castaño «prefirió ayer ausentarse del Pleno en lugar de entrar en el juego de crispación al que conduce las sesiones el delegado con su actitud, por lo que sobran las referencias demagógicas y dañinas hacia su persona vertidas a través de un comunicado por el delegado de Zoido que ha dado buenas muestras de no saber usar su mayoría absoluta de forma constructiva y por el interés general».

Por último, el PSOE insta a Zoido a «recuperar la credibilidad perdida en estos dos años en los barrios a base de esfuerzo y de respuestas a las necesidades reales de los vecinos, dando la cara y soluciones en lugar de desprestigiando a quienes construyen alternativas».