La comisión ejecutiva de Emasesa ha aprobado el proyecto y la licitación de una inversión de 2.065.674 euros en la barriada de Alcosa para la sustitución de los colectores ubicados en las calles Ciudad de Chiva y Secoya imprescindible para conseguir que la evacuación de aguas residuales se realice correctamente. Esta intervención garantizará además la reposición de las acometidas, los imbornales y todos los elementos necesarios para el correcto funcionamiento de la red y para garantizar un adecuado estado de conservación de los edificios, según ha informado el ayuntamiento en un comunicado.

Está previsto que esta inversión se inicie en torno al mes de marzo para que, con un plazo estimado de siete meses, las obras puedan concluir en torno al mes de octubre. Los trabajos se realizarán en coordinación con el Distrito Este-Alcosa-Torreblanca.

Dos métodos de canalización

Durante ese tiempo se llevarán a cabo dos procedimientos paralelos de trabajo. Por un lado, con un método de canalización sin zanja se actuará en el colector principal que discurre por las calles Secoya y Ciudad de Chiva. Por otra parte, con un modelo a cielo abierto, se intervendrá sobre los ramales secundarios al colector principal. Se actúa además sobre una canalización de más de un kilómetro de longitud. En el tramo a ejecutar con tecnología sin zanja se empleará el método «Berstlining» que consiste en la sustitución de las redes mediante la instalación de una nueva tubería por el interior de la existente, mediante la rotura y posterior expansión de los fragmentos de la tubería antigua, y el arrastre de una nueva tubería.

Usando el equipamiento correcto, el tamaño de la tubería original puede incrementarse en una cierta medida que permita que la capacidad de la nueva tubería sea mayor que la de la antigua con el empleo de sistemas basados en esfuerzos axiales de tracción o empuje, actuando sobre una cabeza rompedora, especialmente diseñada con forma de cono.

Estos procedimientos de trabajo permitirán además reducir la incidencia en el tráfico que se mantendrá sólo con afección al 50 por ciento en las dos calles de la intervención pero manteniendo en todo caso un carril en cada sentido. El tráfico peatonal no se verá afectado por las obras ya que la mayor parte de las mismas solo afectarán a la calzada.