Las obras de la Plaza del Obradoiro están a punto de terminar tras dos semanas de trabajos. El delegado del distrito Este-Alcosa-Torreblanca, Ignacio Flores, ha visitado la zona para supervisar el buen funcionamiento de la reforma.

Las aceras de la Plaza del Obradoiro, situada en la barriada de Parque Alcosa, estaban completamente hundidas. El hundimiento de la solería provocaba la filtración del agua a las cámaras sanitarias de los edificios. Un verdadero problema de higiene para los que allí viven y un peligro para los que pasean.

La reforma era necesaria, así lo consideró el delegado y así se hizo. Hace dos semanas las obras de adecuación del acerado comenzaron y ya están a punto de finalizar. Se trata de un trabajo que responde a una solicitud de los vecinos, que estaba preocupados por el hundimiento de la solería y las consecuencias que esto acarreaba.

Ignacio Flores, ha visitado la zona para comprobar que los trabajos avanzan correctamente y ha dejado claro que el deber del Distrito no es otro que el de «atender las demandas vecinales y acabar con las deficiencias urbanísticas de forma rápida y eficaz dando solución a las inquietudes de los vecinos en lo que a ello respecta».

Las obras de la Plaza del Obradoiro se suman a otros trabajos de adecuación, eliminación de barreras arquitectónicas y acondicionamiento de varias zonas del distrito que se han realizado en los últimos meses.

Más de cien vecinos que tienen sus casas en la plaza podrán volver a andar sin peligro y descansar en casa sin sustos con el agua. En unos días los vecinos de la zona reestrenarán su Plaza del Obradoiro.